En Nauzontla, y una vez más en la Sierra Norte de Puebla, se pelea por los valores de la defensa del territorio y el patrimonio histórico de los pueblos originarios contra la idea del progreso que de la mano de la obra pública y los contratistas cargan los presidentes municipales. La alcaldesa priista Norma Sirley Reyes Cabrera quiere una techumbre en el zócalo del pueblo como símbolo de "inversión, visión de futuro y generación de empleos". Sus vecinos le responden que con su obra se perdera "la riqueza histórica y cultural del ambiente rural del bello Nauzontla".

Por lo pronto, los pobladores de este extraordinario pueblo serrano lograron que la presidente Norma Sirley con su idea del progreso doblara las manos.

En un comunicado a las 4 de la tarde del jueves 8 de julio la presidenta Norma Sirley Reyes Cabrera se echó para atrás en su intención de construir una techumbre sobre la plaza principal del pueblo que gobierna como presidente municipal, Nauzontla. Y no lo ha hecho por iniciativa propia sino por la movilización de un importante número de personas que le exigieron la cancelación del proyecto.

El hecho histórico es que es el pueblo de Nauzontla el que en los últimos diez días armó una verdadera rebelión popular para impedir que la obra "Construcción del techado de la cancha de usos múltiples de la cabecera municipal de Nauzontla" destrozara uno de las plazas públicas de mayor valor arquitectónico e histórico en la sierra. La presidente Sirley ha tenido que cancelar un proyecto similar a los que con el espejito de la "modernización y el progreso" impulsado por alcaldes de todos los partidos y curas de todas las especies han arrasado con los pueblos serranos. De Huauchinango a Teziutlán, uno por uno, plaza tras plaza, la destrucción no ha conocido límites y la pérdida es simplemente incuantificable.

Hasta hoy, en Nauzontla.

Con una oportuna intervención del Instituto Nacional de Antropología e Historia, alertado su director Diego Prieto por los pobladores de la cabecera municipal en oficio dirigido a su dirección, y el apercibimiento escrito por Manuel Villarroel en la oficina del Centro INAH Puebla, el ayuntamiento a cargo de Norma Sirley informó de su decisión de cancelar la obra.

El comunicado de cancelación con fecha 8 de julio de 2021

De qué pueblo hablamos

Nauzontla está enclavado en el corazón de la sierra norte, a la vera de la carretera interserrana Zacapoaxtla-Zacatlán, en la pendiente oriental del río Zempoala. Su vecino más próximo, Xochitlan; en la vista norponiente, los pueblos los municipios de Zapotitlán, Ixtepec y Caxhuacan; hacia el norte, Jonotla y Cuetzalan. Es uno de los municipios más chicos en el estado de Puebla; sus habitantes no superan los 3,700 habitantes, y, en contraste con los municipios vecinos mayoritariamente indígenas, sólo el 39 por ciento de su población es indígena.

Dos planos que nos ayudan a entender la realidad socioambiental de Nazontla:

El primero, su dimensión como pueblo originario.

En rojo, los municipios mayoritariamente indígenas en la Sierra. En Nauzontla, el 39.3 por ciento de sus pobladores tiene ese carácter. Fuente Conabio, Atlas de Naturaleza y Sociedad.

El segundo, la dimensión ambiental del territorio:

Al centro, Nauzontla, ubicado su territorio como sitio de prioridad extrema en su conservación.

Para entender la importancia histórico-cultural de su casco urbano, este video y una serie de fotografías de la cabecera municipal de Nauzontla:

Video de Luis I. Sánchez, de fotomedia.mx

Nauzontla, una vista general.

Nauzontla, una vista histórica.

Histórica, pero más reciente.

Actual, pero a todo color...

La cancha de usos múltiples y el proyecto de techumbre

En amarillo, la cancha de usos múltiples sobre la que se quiere plantar la techubre.

El espacio que contempla techar el proyecto de Norma Sirley Reyes Cabrera

Los Reyes Cabrera en Nauzontla

Siempre hay un contexto político. Norma Sirley Reyes Cabrera forma parte de una familia que algo sabe de elecciones y gobierno municipal por el PRI. Su hermano Nahúm gobernó en el trienio 2005-2008; su hermano Roque Martín en el ayuntamiento alargado por Moreno Valle 2014-2018; ella misma en el trienio que termina este próximo octubre; y en el trienio que sigue repetirá Roque Martín. Norma fue candidata del PRI a la diputación en el distrito de Zacapoaxtla, y perdió.

El relato del conflicto por un vecino de Nauzontla

El 5 de julio por la tarde me llega a mi correo este relato de los acontecimientos sucedidos entre el 28 de junio y ese día, que aquí transcribo:

El pasado 28 de junio, vecinas y vecinos del municipio de Nauzontla se presentaron en las oficinas de la presidencia municipal para hacer entrega de un oficio, donde se le solicitaba a la c. Norma Sirley Reyes Cabrera la cancelación inmediata de la obra denominada “Techado de la cancha de usos múltiples de la cabecera municipal”.

El día que se presentaron los vecinos al entregar la documentación solo se encontraban los regidores del H. Ayuntamiento municipal. Explicando que la obra era funcional ya que la gente en cualquier evento no se mojaría y se promovería el tianguis, sin prestar atención al tema cultural e histórico que se le planteaba en el oficio ya entregado.

Ese mismo día 5 personas del municipio se trasladaron a la junta de gobierno para solicitar que dicha obra se le cancelara. Los vecinos fueron recibidos y atendidos con el debido respeto.  Se presentó el caso argumentando que Nauzontla es un municipio enclavado en la sierra nororiental, colindando con municipios como Cuetzalan, Xochitlan y Zacapoaxtla entre otros. Su antigüedad es tal que su Tlatoani Diego Caltzin entró en contacto con Hernán Cortes en la época de la intervención Española. Sus inmuebles históricos datan del siglo XVI, como lo es su Iglesia y su palacio municipal, con lo que consideramos que Nauzontla ocupa un lugar importante en la historia novohispana de la conocida región de la Boca Sierra.

Posterior a eso, el gobierno del estado solicitó una conciliación con vecinos y ayuntamiento el día dos de julio a las 2 de la tarde, Sin embargo por temas de logística la reunión inició hora y media antes. Después de un dialogo de seis horas, exponiendo los argumentos de los  vecinos  y del ayuntamiento, no se llegó a un acuerdo concreto más que se cumplirían acuerdos como: presentar dos  ingenieros, por parte de los pobladores  para revisar el expediente técnico y que la obra seguiría en pie.

De igual forma, el otro acuerdo fue que el día 5 de julio de este 2021 habría una reunión con el resto de los ciudadanos que fueron solicitados por el municipio para ser portavoces ante el ayuntamiento. Se sostuvo otro diálogo con el ayuntamientoá pero el ayuntamiento siguió con la misma postura de que el expediente técnico estaba en regla sin prestar atención en los aspectos históricos que se le mencionaban. Es importante destacar que el municipio de Nauzontla solo está pidiendo ser escuchado y que la obra no se lleve a cabo.

La intervención del INAH

 El martes 6 de julio los vecinos opositores a la obra deciden tocar directamente la puerta del director nacional del INAH, el antropólogo Diego Prieto Hernández. En un párrafo resumen el argumento de fondo en su defensa del patrimonio histórico de su pueblo:

"De la manera más atenta y respetuosa le solicitamos su intervención, para que a través de su investidura nos apoye para la NO construcción de la obra denominada “Techado de la cancha Municipal de Nauzontla”, toda vez que consideramos que nuestros edificios: Presidencia municipal, Iglesia, Torre exenta y Zócalo, perderán su belleza, valor Histórico y Patrimonial, los cuales cuentan con una riqueza cultural incalculable. De igual forma la vista colonial que aún tiene en su zócalo se vería afectado, desapareciendo el ambiente rural histórico del que cuenta el bello Nauzontla."

Dos oficios, una cancelación

El lunes 5 de julio el director del Centro INAH Puebla, Manuel Villarroel Vázquez, le dirige a la presidente Norma Sirley Reyes Cabrera un comunicado en el que le demanda detenga toda acción de intervención en la plaza de Nauzontla mientras no tenga la autorización del instituto.

Aquí el oficio:

Y aquí una vista en detalle del apercibimiento del gobierno federal a la alcaldesa:

El jueves 8, a las 4 de la tarde, y sin hacer referencia alguna al comunicado del INAH, Norma Sirley Reyes Cabrera le comunica a sus gobernados la cancelación de la obra. Como se puede leer, aduce dos grandes razones: "las acciones de ciertas personas que han demorado el inicio de la obra de manera arbitraria, dolosa y sin fundamentos legales más que la presunción de imagen que supuestamente implica la obra". Es decir, se lamenta, a riesgo de no cumplir en tiempo y forma por las demoras provocadas por un grupo radical.

Sea lo que sea y diga, la alcaldesa canceló este jueves el proyecto de la techumbre en el zócalo de Nauzontla.

Así está entonces el conflicto en Nauzontla. En el fondo, una pregunta mal respondida siempre en Puebla: ¿qué se entiende por progreso y desarrollo? Un hecho que en este pueblo una vez más se confirma: los gobernantes quieren imponer sus proyectos sobre cualquier cuestionamiento fundado en valores ambientales, históricos y culturales. Igual una mina que una hidroeléctrica. O una techumbre sobre una cancha de básquet.

De cuando en cuando, como esta semana en Nauzontla, los pueblos se rebelan.