En Puebla buscan imponer hasta 12 años de cárcel a quien lesione o provoque la muerte a bordo de un vehículo por conducir en estado de ebriedad o bajo los efectos de las drogas.

Aunque el responsable vaya sobrio, se le aplicaría la misma pena si conducía mientras utilizaba el teléfono; si se da a la fuga; si en el hecho invadió una ciclovía, un paso peatonal o incluso el carril exclusivo de la Red Urbana de Transporte Artículado (RUTA).

La pena máxima vigente por estos hechos es de 9 años de prisión, pero también se puede cancelar la licencia de conducir de manera definitiva.

La intención de elevar la pena de cárcel es promovida por Guadalupe Muciño Muñoz, diputada local por el distrito 21 con cabecera en Atlixco, donde el 22 de junio un conductor causó la muerte a dos niños, a los cuales atropelló por manejar ebrio y a exceso de velocidad.

La legisladora del PT presentó una iniciativa en el Congreso del estado para reformar el artículo 85 Bis del Código Penal del estado, que actualmente solo prevé penas que van de los 2 a los 9 años de cárcel.

Su propuesta es que ahora establezca: “cuando con el delito de imprudencia se cause homicidio o lesiones de las enumeradas en los artículos 307 y 308 fracciones IV y V de este Ordenamiento Legal, se sancionarán de cuatro a doce años de prisión al que: I.- Al cometer el delito se hallaba en estado de embriaguez superior al primer grado o bajo el efecto de enervantes, estupefacientes o psicotrópicos o cualquier sustancia que produzca un efecto similar;

II.- Lo cometa al invadir con un vehículo, el carril exclusivo para la circulación del Sistema de Transporte Público Masivo, alguna ciclovía o zona asignada al peatón; III.- Lo cometa al conducir un vehículo mientras utiliza un teléfono celular u otro dispositivo electrónico móvil que lo distraiga o le dificulte la conducción; y IV.- Se dé a la fuga o abandone el lugar del accidente”.

Su iniciativa fue enviada a la Comisión de Procuración y Administración de Justicia para su análisis y posible aprobación, pero coincide con la intención del gobernador Miguel Barbosa Huerta de agravar las penas por conducir en embriaguez.

A raíz de lo ocurrido en Atlixco el mandatario también se pronunció al respecto y advirtió que presentará reformas para que “nunca más un borracho” que provoque muertes obtenga su libertad. 

En este escenario el miércoles el Poder Legislativo aprobó una reforma del mandatario para cancelar hasta por 10 años la licencia de conducir de quienes participen en carreras de autos clandestinas, conocidas como “arrancones”.