Tortura, detención arbitraria, trato cruel, intimidación y uso inadecuado de la fuerza pública son algunos de los señalamientos en contra de la Guardia Nacional en Puebla a dos años de su llegada a la entidad. En total suma 16 quejas por violaciones ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). 

El 1 de julio de 2019 la Guardia Nacional hizo su aparición en Puebla, aunque su creación fue avalada por los legisladores en febrero de ese año, su creación tuvo como objetivo generar una institución de seguridad pública de carácter civil con una temporalidad de cinco años para que las Fuerzas Armadas se retiren gradualmente de las tareas de seguridad pública.

A pesar de su objetivo, el Sistema Nacional de Alerta a los Derechos Humanos registró 16 señalamientos negativos en contra de la Guardia Nacional, de las cuales 13 se presentaron en 2020 y el resto en 2021. 

El año pasado la Guardia Nacional fue acusada de prestar indebidamente el servicio público, detención arbitraria, faltar a la legalidad, incumplir con alguna de las formalidades para la emisión de la orden de cateo o durante la ejecución de este, así como para las visitas domiciliarias.

También fue acusada de trato cruel, apoderarse de un bien mueble sin el consentimiento del propietario sin causa justificada, emplear arbitrariamente la fuerza pública, intimidación, retención ilegal y tortura.

Las acusaciones contra esta institución tuvieron origen en Amozoc, QuecholacCuautlancingo, Puebla, San Martín Texmelucan, Santa Enes Ahuatempan y Venustiano Carranza según la información oficial.

Mientras que de enero a mayo sumaron tres quejas contra la Guardia Nacional por faltar a la legalidad, prestar indebidamente el servicio público y tortura. Los señalamientos fueron en Puebla, San Martín Texmelucan y Tlahuapan