Durante el pleno ordinario de la XV Legislatura del Congreso de Baja California Sur, se rechazaron las modificaciones al Código Penal y al Código de Salud con las que se buscaba permitir la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas de gestación.

Con ocho votos a favor, seis en contra y dos abstenciones, la iniciativa fue desechada debido a que no alcanzó los votos suficientes para que se realice la reforma a los artículos 60 y 61 de la Ley de Salud del Estado de Baja California Sur.

Durante la sesión, la diputada Rosalba Rodríguez (Morena) realizó la lectura del dictamen que se logró a favor en la Comisión de Puntos Constitucionales y de Justicia, y de la Familia y la Asistencia Pública.

En él sostuvo que la iniciativa se sustenta en el derecho constitucional de las mujeres a su integridad y a decidir sobre su cuerpo y su vida, además, expuso las complicaciones para acceder a los servicios de salud reproductiva, así como la discriminación de la que siguen siendo víctimas en muchas comunidades.

Así mismo, señaló que 75 por ciento de las mujeres que abortan son obligadas y expuso que la sociedad debía trabajar para evitar el embarazo en las diversas circunstancias en las que se presenta, antes de practicar lo que ella considera atentar en contra de la vida.

Junto al diputado Humberto Arce y Mercedes Maciel (Coalición Morena-PT) la legisladora citó argumentos científicos sobre el desarrollo del embrión hasta ese periodo en que no puede ser considerado un ser humano y señalaron que el objetivo de la despenalización es fomentar el bienestar social para las mujeres.

Por su parte, la diputada Elizabeth Rocha (PAN), y la diputada Lorenia Montaño (PES), coincidieron en proteger la vida desde su concepción. La legisladora panista incluso acusó de “conductas criminales” a quienes promueven la Interrupción Legal del Embarazo.

Un hecho que llamó la atención fue que, previo a la votación, cinco legisladores abandonaron la sesión: Carlos José Van Wormer (Morena); Sandra Moreno Vázquez (Morena), Ramiro Ruiz (Morena); Soledad Saldaña (PES) y Estela Galaviz(Morena).

El dictamen que fue rechazado buscaba aprobar modificaciones al artículo 152 del Código penal a fin de que las sancionesa quienes voluntariamente se practiquen un aborto, ocurrieran solo en el caso de que éste sucediera después de las doce semanas de gestación.

Colectivas feministas se manifestaron afuera del Congreso, con pancartas y canciones, demandando a los legisladores la aprobación del dictamen. También se presentaron algunas personas integrantes de organizaciones pro vida, quienes con oraciones y pancartas reclamaban el rechazo a la iniciativa.

Con información de Milenio y El Universal.