El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta vetó una reforma del Congreso de Puebla con la cual se aumentó funciones y atribuciones a la Secretaría de Igualdad Sustantiva.
 
Esta es la primera vez que el mandatario rechaza promulgar una reforma de la LX Legislatura, integrada en su mayoría por la coalición Juntos Haremos Historia.
 
La negativa es por considerar que las disposiciones que se pretenden establecer no son compatibles con el objetivo de la dependencia que encabeza Mónica Díaz de Rivera.
 
Las observaciones del gobernador se recibieron este miércoles en la sesión ordinaria del pleno y se turnaron a la Comisión de Igualdad de Género, para que se analicen y, en su caso, se corrijan las reformas.
 
El dictamen vetado se aprobó el pasado 26 de mayo por unanimidad de 29 votos en sesión ordinaria del pleno.
 
Con él se modificaron varias fracciones del artículo 48 de la Ley Orgánica de la Administración Pública y se agregaron dos nuevas fracciones al mismo.
 
Las reformas vetadas 
 
Precisamente las nuevas fracciones son las que se consideran incompatibles, pues instruyen a la Secretaría de Igualdad Sustantiva a generar mecanismos para combatir la discriminación de personas de la diversidad sexual.
 
Bajo el entendido de que esta no es una función que compete a la dependencia, se solicita al Legislativo reconsiderar la reforma.
 
Una fracción cuestionada es la XXVIII, que textualmente indica que la secretaría tendrá entre sus funciones: 
 
“Promover la inclusión, tolerancia y respeto a la diversidad dentro de la sociedad y el sector público, así como la generación de mecanismos de coordinación con los diferentes poderes del Estado, y los Ayuntamientos, para el combate de la discriminación, principalmente de aquella motivada por cuestiones de identidad o expresión de género, apariencia, conducción, preferencia u orientación sexual, involucrando en la planeación y ejecución de las medidas conducentes, a los sectores público, privado y social, incluyendo a los grupos relacionados con la promoción y defensa de los derechos de la comunidad LGBTTTIQA”

La otra es la fracción XXIX, que instruye: “diseñar, coordinar y socializar con los distintos poderes del Estado y los Ayuntamientos, protocolos o esquemas de atención al público, que garanticen el respeto de la dignidad y los derechos de la ciudadanía, con especial atención a las personas integrantes de la comunidad LGBTTTIQA”.

El resto del dictamen vetado consiste en agregar a todas las fracciones del artículo 48 de dicha ley, que todas las funciones de la secretaría tendrán que regirse bajo los principios de “inclusión, respeto, tolerancia y no discriminación a la diversidad sexual y de identidad”.