La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) condenó la actitud de personal de la Fiscalía General del Estado al coartar la libertad de expresión y manifestación de los familiares de Zyanya Coral Figueroa Becerril, por lo que atrajo el caso y se abrió una investigación de oficio.

A través de un comunicado, el organismo protector de los derechos humanos condenó enérgicamente las agresiones físicas contra familiares de Zyanya Coral Figueroa, quienes acudieron junto con activistas a solicitar una reunión con el fiscal Gilberto Higuera Bernal.

"La CNDH insta a la Fiscalía General del Estado de Puebla a garantizar los derechos de la familia de Zyanya Figueroa, a respetar el ejercicio a la defensa de los derechos humanos y el derecho a la libre manifestación", expuso el organismo a través del comunicado DGC/143/2021.

La CNDH expone que las agresiones que fueron ampliamente documentadas en redes sociales, fueron atraídas y serán integradas a una investigación que se inició de oficio, la cual eventualmente podría derivar en una recomendación al órgano encabezado por Gilberto Higuera Bernal.

La CNDH instó a la Fiscalía a realizar una pronta y efectiva investigación para sancionar a los responsables de la agresión en contra de los familiares de Zyanya Figueroa a fin de que no se vuelvan a repetir y que se respeten las medidas para garantizar la seguridad y protección de los familiares de la víctima.

Los manifestantes agredidos en las puertas de la FGE demandaban que la muerte de Zyanya Coral Figueroa Becerril se investigue como feminicidio.

Entre enero y marzo de este año se han documentado 45 asesinatos de mujeres por parte de la Fiscalía General del Estado, pero sólo 10 casos han sido considerados feminicidios, es decir, el 22 por ciento.