El Partido Acción Nacional (PAN) denunció ante observadores internacionales de la Organización de los Estados Americanos (OEA) su preocupación ante la intromisión del presidente Andrés Manuel López Obrador en las elecciones, pues “funge como vocero principal de la campaña morenista y realiza desde Palacio Nacional una contra campaña hacia el PAN y la coalición Va por México”.

En una reunión con integrantes de la OEA, el presidente nacional del PAN, Marko Cortés pidió que el próximo 6 de junio “los ojos de América estén puestos en el país”, que el Ejecutivo Federal está interviniendo de manera absurda en el proceso electoral, contraviniendo las leyes y las medidas cautelares impuestas por el propio el INE, algunas de las cuales han sido confirmadas por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Todas las mañanas desde Palacio Nacional, haciendo uso y abuso de los recursos públicos, pareciera más el jefe de campaña del partido de Morena que Jefe del Estado mexicano y aquí en nuestro país eso no se puede, está claramente prohibido”, puntualizó.

Explicó que el problema es que ya con absoluto descaro el propio presidente reconoció que sí está metido en la elección, porque no puede permitir, según él, una regresión democrática; lo que es muy grave, de acuerdo con la ley electoral.

Ante los representantes de la OEA, el presidente del PAN advirtió que hay un gobierno que atosiga, amenaza y persigue a actores políticos, además de que presiona a los órganos electorales como son el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) por las decisiones que han tomado y que no son de su agrado.

En el encuentro estuvieron presentes Santiago Cantón, quien encabeza la misión de visitantes de la OEA; Brenda Santamaría, jefa de la Sección de Observación Electoral de la OEA; Yerutí Méndez, Subjefa de Misión de Visitantes Extranjeros de la OEA en México y Juan Pablo Pozo, Asesor de la Misión de Visitantes Extranjeros de la OEA en México.

Por parte del PAN, acompañaron al dirigente nacional la jefa de la oficina de la presidencia nacional, Laura Esquivel; el representante ante el INE, Víctor Hugo Sondón; la secretaria de Relaciones Internacionales, Mariana Gómez del Campo y el secretario de Comunicación, Felipe González, según una información del diario El Universal.