El gobernador Miguel Barbosa Huerta solicitó al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informar sobre el destino de lajas que quitaron para la remodelación del zócalo de Puebla, obra que aún no tiene permiso de desarrollarse.

Pese al señalamiento, no hay rastro de que el zócalo poblano haya sido intervenido en las obras preliminares de la anunciada remodelación que coordinan la Sedatu y el Ayuntamiento poblano.

El mandatario acusó que trabajadores de la empresa Galbher, que contrató la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), retiraron algunas lajas de la plaza mayor, atentando contra el patrimonio.

“Le voy a pedir a la secretaria de Gobernación (Ana Lucia Hill) que dirija un escrito al delegado y el director nacional, Diego Prieto que nos digan a dónde van a quedar las lajas que se levantaron en el zócalo”, agregó.

El mandatario señaló que las lajas pueden quedar en casa de políticos a los que calificó de “machuchones”.  

Barbosa recordó que “se armó un revuelo” cuando se dañaron 32 las lajas de la Catedral de Puebla por la instalación de una réplica de la Capilla Sixtina. En ese momento, fueron rescatadas 30  lajas y se cambiaron dos, por nuevas.

No hay registro de retiro de lajas

En el zócalo de Puebla, hasta ahora, no hay constancia del retiro de lajas. En el proyecto marcado por la Sedatu no existe una indicación para removerlas.

Después de los señalamientos referidos por el gobernador Miguel Barbosa, e-consulta trató de hacer un recorrido en la plancha del zócalo para verificar la información, pero trabajadores impidieron el acceso.

No obstante, por el área de la catedral, que no está cercada con madera -como el resto del perímetro-, no se observó la remoción del suelo por el retiro del basamento.

En contraste, las estructuras metálicas de las jardineras ya fueron retiradas y parte de la tierra, hierba, así como piedra de las mismas áreas están como escombros en una parte de la esquina de la 3 Oriente.

Esta semana las actividades fueron suspendidas y los trabajadores solo realizan acciones de limpieza.

Al respecto, el candidato a diputado federal por el distrito 12, Mario Riestra Piña, criticó el abandono en la obra.

¿En qué consisten las obras del zócalo?

Las intervenciones están previstas sólo en el zócalo y calles circundantes ( 16 de septiembre, Reforma, 3 Poniente, y 2 Sur) donde “se propone generar a través del trabajo de pavimentos un gran tapete perimetral”.

Asimismo, se busca una recuperación de la traza con la que contaba el zócalo en 1915, donde se distinguen sobre el eje central dos espejos de agua en los extremos y andadores radiales a este.

“Se tiene registro fotográfico del siglo XIX donde se observa la fuente de San Miguel y bancas perimetrales hacia el interior y el exterior que limitan la plaza, posteriormente se definirían ocho andadores radiales donde sobre el eje central se ubicaban dos espejos de agua y la fuente de San Miguel, dichos espejos se perdieron en las renovaciones hechas en la segunda mitad del XX”, documenta  el proyecto.

Asimismo, para mejorar la accesibilidad se propone por un lado nivelar la calle Reforma y por otro generar una gran rampa en el zócalo sobre el eje central que dé accesibilidad universal, reconociendo el cruce peatonal principal.

Según la SEDATU, el perímetro del zócalo se encuentra hoy sobredimensionado y en desuso; por ello, se va a generar un tapete vestibular alrededor del mismo.

Habrá áreas de enseres en la calle 16 de Septiembre, además de la incorporación de bahía para el sistema de Turibús que de mayor legibilidad al sistema y un área de espera adecuada.

La calle 3 poniente seguirá como área recreativa con la incorporación de un nuevo sistema de fuentes secas.

En riesgo, la inversión en Amalucan

Por otra parte, Miguel Barbosa Huerta informó que el Ayuntamiento de Puebla está en riesgo de perder una inversión de más de 77 millones de pesos del gobierno federal para la demolición y construcción del nuevo mercado de Amalucan.

Según dijo que no se dialogó con los locatarios inconformes al proyecto, por falta de voluntad de las autoridades municipales.

“Está a punto de no llevarse a cabo (la obra en el mercado de Amalucan) por falta de diálogo con los comerciantes. Nosotros estamos ayudando para que eso no ocurra, pero no hay voluntad de la autoridad municipal para cerrar el diálogo e iniciar las obras del mercado; está a punto de caerse la inversión”, dijo.

El 10 de marzo, el coordinador del Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN), Gerardo Ríos Bermúdez, y la ahora alcaldesa con licencia Claudia Rivera Vivanco solicitaron al grupo inconforme a la obra establecer diálogos para iniciar con los trabajos preliminares.

Estimaron que el 20 por ciento de los locatarios no acepta el proyecto y advirtieron que la inversión de 77.9 millones de pesos para la demolición y construcción del nuevo mercado de Amalucan estaba en riesgo.