Los marchistas mexicanos Brandon y Jefferson Segura, hijos del medallista de bronce en Atlanta 1996, Bernardo Segura, se lanzaron en protesta contra una agencia de viajes que no les entregó sus boletos para viajar a Praga, donde se celebrará una de las últimas competencias en búsqueda de un lugar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

De acuerdo con el portal ESPN, que recogió palabras de los afectados, Brandon relató la impotencia que sintieron al no poder hacer el viaje a Europa el pasado martes, pues la agencia es española y la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo -encabezada por Antonio Lozano- les dio la espalda a todos los deportistas nacionales.

“En la aerolínea trataron de contactar a la agencia, pero no contestaron. Nos decían que las oficinas ya están cerradas. Es una agencia española y encontramos un número supuestamente para México y al marcar decían que no tenían gente y solamente en inglés. Nos ayudó el de la aerolínea en inglés, pero lo mandaban a otro número. No se pudo. Hay poco apoyo de Federación, CONADE y cualquier organismo”, dijo.

Ya de regreso a casa y sin poder acudir a la competencia clasificatoria, Brandon comentó que los atletas tienen que conseguir dinero para viajar con sus propios recursos, ya que los directivos no se hacen responsables de los competidores que buscan llegar a Tokio.

 

“Estos son eventos que en muchas ocasiones buscamos para dar una marca y por la situación de pandemia es complicado, porque han cancelado muchos y este lo encontramos. Me contacté con el Comité Organizador en República Checa que muy amable nos atendieron, nos dieron las cartas de invitación y nos facilitaron todo. Juntamos el dinero y no es algo nuevo, sino que hacemos desde hace un par de años y hay pocos que cuentan con apoyos de alguna organización”, dijo.

Brandon pertenece al Ejercito Nacional Mexicano y señaló que al momento de llegar al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México la reservación no aparecía y su boleto marcaba ‘cancelado’. “Intentamos resolver y ahora tendremos que esperar a mañana temprano y esperar a que amanezca en España”.

El hijo del histórico marchista mexicano señaló que tienen un sentimiento de “impotencia, porque no es algo nuevo, ni de este año o reciente. Es algo histórico y poco apoyo para el deportista. Es impotencia, porque a lo mejor no dudo que algunos quieran quejarse, pero por temor a represalias o porque los federativos la tomen en contra de un atleta y el atleta no se anima a expresarse”.

Foto: Facebook