Tras la salida de Guillermo Aréchiga Santamaría de la Secretaría de Movilidad y Transporte (SMT)el gobernador Miguel Barbosa Huerta busca crear o fusionar áreas y cambiar el nombre a otras.
 
El mandatario morenista envió una iniciativa al Congreso para establecer nuevas direcciones, entre ellas una dedicada a regular el transporte ejecutivo (como Uber y Didi), así como otra para el transporte no motorizado.
 
Su proyecto contempla reformar la Ley de Movilidad y Transporte del Estado, para que en el artículo 4 se enlisten las nuevas áreas.
 
La Subsecretaría de Movilidad y Transportes quiere dividirla en dos, para crear la Subsecretaría de Movilidad y Seguridad Vial, y la Subsecretaría de Transporte y Vías de Comunicación.
 
Se crearían además la Dirección de Movilidad Motorizada y la Dirección de Movilidad no Motorizada, así como la la Dirección de Transporte Público.
 
También la Dirección de Transporte Mercantil y Aplicaciones; la Dirección de Inspección y Vigilancia; la Dirección de Capacitación y Políticas Vehiculares y la Dirección de Ingeniería y Geomática.
 
La actual Coordinación General Jurídica pasaría a convertirse únicamente en Dirección de Asuntos Jurídicos.
 
Desaparecen direcciones
 
A su vez desaparecerían la Coordinación General Técnica de Movilidad y Transporte; la Dirección de Operación al Transporte; la Dirección de Administración de Concesiones yPermisos; la Dirección de Ingeniería y Planeación del Transporte; la Dirección de Licencias y Capacitación y la Dirección de Movilidad.
 
El proyecto con las reformas se envió a la Comisión de Movilidad y Transporte del Congreso del estado para su análisis y aprobación.
 
Aunque la iniciativa llegó al poder Legislativo el lunes, aún está firmada por Aréchiga Santamaría, quien dejó la SMT el jueves de la semana pasada.
 
Al otro día Barbosa Huerta señaló que la destitución fue por no cumplir con las metas en la mejora del transporte público, y confirmó que ya estaba prevista desde tiempo atrás.
 
Al ser removido Aréchiga Santamaría y sus colaboradores fueron desalojados con policías, pero el gobernador sólo dijo que el acto fue como medida de “seguridad”.