La persecución del entonces gobernador Rafael Moreno Valle, provocó que la Fundación Mary Street Jenkins saliera de Puebla, asegura Virgilio Rincón Salas, abogado del despacho que representaba a la fundación cuando decidió mover sus recursos hacia Barbados y Panamá.

Rincón Salas, socio fundador del despacho Rincón, Mayorga, Roman, relató: "a mí me tocó litigar con el Lic. Rafael Moreno Valle, él pretendía apoderarse del patrimonio y tomar físicamente las instalaciones de la Universidad de las Américas (UDLAP), principal beneficiario de la actividad altruista de los Jenkins en Puebla, fue un ambiente sumamente hostil".

Moreno Valle quiso intervenir a través de la Junta para el Cuidado de las Instituciones de beneficencia del Estado para modificar estatutos de la Fundación y quedarse con su patrimonio, reveló el abogado al diario Reforma.

Según Rincón Salas,  Moreno Valle les dijo: “o nos entregan la universidad o su vida corre peligro y quiero la cabeza del doctor Derbez (rector de la UDLAP)”.

El despacho que encabezaba Rincón Salas promovió 47 amparos en contra de actos del gobierno, incluida la amenaza de desaparición forzada.

En relación a la salida de capitales, el abogado relató que se dieron los avisos necesarios y se solicitaron los permisos a instancias estatales y federales.

"La motivación (de la salida) se da porque vemos una conducta del Estado mexicano sobre el patrimonio de las fundaciones que no es correcta. Qué causalidad que nada más somos nosotros ¿Por qué no se van en contra de otras fundaciones? Qué casualidad que nomás la Jenkins”, cuestionó el abogado.

"La Fundación lo que hizo fue proteger su patrimonio y su identidad jurídica", respondió.

Aseveró además  que hay una confusión “de que el patrimonio de las fundaciones es propiedad del Estado o de la sociedad, y eso es falso, es de los particulares".