Kimberly ya no está, pero hoy es noticia como lo fueron: Carolina, Marlene, Samanta, Alejandra y más mujeres atlixquenses que han sido asesinadas a casi dos años de que el gobierno estatal le diera la alerta de género a este municipio en el que las acciones para la prevención de la violencia de género no son suficientes para prevenir la muerte de las mujeres.

Fue el 10 de abril de 2019 cuando Atlixco junto con 49 municipios más de la entidad recibió la alerta de género, una acción que se había solicitado desde un año antes, ante la cual los funcionarios locales de extracción panista no estaban de acuerdo, por el temor de que, este municipio que comenzaba a despuntar como sitio turístico, tuviera fama de inseguro.

Fueron los feminicidios del 2017 los que finalmente demostraron que era necesaria esta alerta, en aquel año fallecieron seis mujeres, cinco de ellas durante enero, febrero, marzo, abril y mayo; es decir una cada mes, la última Alejandra de 17 años y de quien hasta la fecha no se ha encontrado al culpable, murió en diciembre y sus restos fueron encontrados en enero en campos de siembra por la zona de Santa Rita en la junta auxiliar de Axocopan.

Fue así como al gobierno local, encabezado por Guillermo Velázquez le tocó la tarea de la prevención. Meses después de la declaratoria el Ayuntamiento se dijo listo y hasta se convirtió en el coordinador regional de los municipios con alerta de género, que son un total de siete en el Valle de Atlixco.

Algunas de las acciones emprendidas fueron el programa camina segura, las casas de asistencia a víctimas de violencia, la atención por parte de integrantes de la Clínica del maltrato del sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), Escuela para Padres, campañas de prevención en las plataformas digitales del gobierno local y medios de comunicación.

Pese a todo esto, los feminicidios continuaron, después de Alejandra fue Samantha, Marlene, Carolina y Kimberly. Cada una de ellas una historia diferente por su condición, por su sexualidad, por edad, por el horror que vivieron.

Alejandra:

A ella el sismo la alejó de las aulas y la acercó al trabajo en un local en el mercado Benito Juárez, fue después de una jornada laboral que su madre le perdió la pista en la combi que tomó para llegar a casa: “pon agua a calentar, voy a llegar a bañarme, voy por la báscula, ya casi llego” fue el último mensaje que recibió su mamá del celular de Ale, después de eso no volvieron a verla con vida, fue en enero del 2018 que un campesino encontró su osamenta en sus campos de cultivo en la comunidad de Axocopan.

Las cámaras de vigilancia en la colonia Valle Sur indicaron que ella nunca bajó de la combi, la familia fue a enfrentar al chofer de ese vehículo quien negó totalmente cualquier culpabilidad en la desaparición de la joven que estudiaba el bachillerato.

Samantha:

Samantha, era una mujer transgénero de 23 años de edad, y fue Miss Universal Puebla Designada 2020. Su asesinato quedo grabado por las cámaras de seguridad del bulevar Ferrocarriles. Fue embestida, arrollada y rematada por sujetos a bordo de un automóvil Tsuru, que colisionó la motocicleta en la que viajaba junto con un hombre.

Esto sucedió el 20 de agosto del 2020, cerca de las 1:30 horas. El choque ocasionó que Samantha y su acompañante derraparon para después caer al piso; en ese instante el varón que conducía el vehículo de dos ruedas escapó del sitio.  Los agresores no quedaron conformes hasta rematar a Sam, a la cual arrollaron para después huir de la zona.

La comunidad LGTB+ pedía la declaración de crimen de odio y el gobierno de Puebla le dio la de feminicidio.

Marlen:

Tenía 26 años de edad y dos hijos pequeños, trabajaba como recepcionista en una empresa de mandados en la ciudad. Era runner y después de salir a correr el 23 de septiembre por la mañana, fue encontrada asfixiada y semidesnuda a orillas de la carretera que conduce a San Juan Tejaluca, junta auxiliar donde tenía su domicilio.

La muerte de Marlene movilizó a familiares, amigos, colectivos y activistas quienes cargaron un féretro rosa el primero de octubre del 2020 y lo plantaron frente a las puertas de palacio municipal de Atlixco, exigiendo pacíficamente a una sola voz y por primera vez que la alerta de género se aplicara realmente, que las acciones no fueran teoría y que el presiente municipal no siguiera olvidando los nombres de todas las mujeres que habían sido asesinadas durante este trienio.

Carolina:

A sus 67 años sufrió abuso sexual en su casa, ubicada en la colonia Valle Sur, después de que sus agresores, dos hombres desconocidos, la abandonaron al creer que ella estaba muerta, salió pidiendo ayuda a sus vecinos. La llegada de la ambulancia fue tardía, Carolina murió en la vía publica debido a la agresión sexual y los diversos golpes que le dieron. A la fecha no hay detenidos.

Kimberly:

La más pequeña, la más reciente, pero difícilmente será la última. Murió a manos de su padrastro quien la golpeó hasta causarle traumatismo craneoencefálico, en la declaración la madre y el hombre admitieron que la golpearon porque no se aprendía las tablas de multiplicar.

Su muerte destapó la violencia que vivían ella, su hermano mayor Hugo de 10 años y su abuela a manos de la pareja en turno de su madre de nombre Ruth. El padrastro es Armando a quien ahora se le imputa el feminicidio, abuso sexual y físico contra la menor.

Las acciones del gobierno:

Guillermo Velázquez, presidente municipal insiste en que el trabajo de la maquinaria gubernamental en el tema de la violencia de género, es la prevención y el compromiso de las familias “un delincuente un agresor no nace, se hace; la única forma de evitarlo es con educación y el acompañamiento de la familia”, declaró en entrevista reciente con este medio de comunicación en el marco del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Aseguró que las acciones de los departamentos involucrados en la prevención continúan, mencionó la escuela para padres y la casa de atención a víctimas de violencia.

Reconoció además que la violencia contra las mujeres e intrafamiliar aumentó durante la primera ola de la pandemia de covid, debido al confinamiento, pero actualmente señaló con base en los datos que se tienen en el gobierno local, va en descenso en Atlixco.

Colectivos exigen acciones no palabras:

El colectivo Ahora Atlixco, en sus redes sociales publicó el llamado, la exigencia a gobierno municipal de efectivamente hacer caso a la alerta de género, así como extremar las medidas de prevención, campañas en redes sociales y medios de comunicación realmente, reforzar las colonias que representan un foco rojo en este tema con mayor vigilancia, entre muchas otras cosas más.

La muerte de Kimberly y las de las otras mujeres, señalaron, no puede quedar impune.