Andrés Roemer es un intelectual mexicano que, hasta hace unas pocas semanas, era reconocido, sobre todo, por su papel como promotor de la cultura en México, ya que fue uno de los fundadores de la Ciudad de las Ideas, evento realizado en la ciudad de Puebla.

Asimismo, era embajador de buena fe en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y conducía un programa en ADN40.

No obstante, a raíz de la cuarta denuncia presentada en su contra por parte de la bailarina Itzel Schnaas, quien lo acusó públicamente de agresión sexual, el pasado 15 de febrero, otras mujeres decidieron compartir sus testimonios.

Estos testimonios demuestran lo siguiente: Andrés Roemer era un agresor sexual, ocupaba el mismo modo para violentar a diferentes mujeres y se valía de su trayectoria para salir impune de todas las situaciones.

Sin embargo, hasta hace unos pocos días, la suma de la cifra de mujeres violentadas por Roemer llegó hasta 61 testimonios.

Cabe resalta que la repercusión de estas denuncias recayó en su destitución como embajador de la UNESCO y conductor del programa que tenía en ADN. Asimismo, la Fiscalía para Delitos Sexuales de la Ciudad de México informó que abrió una carpeta de investigación para los casos de denuncia en contra de Andrés Roemer.

Así, a propósito del día internacional de la mujer, Andrés Roemer mandó a proteger la fachada de su casa con vallas desde un día antes, es decir, el 7 marzo, para evitar daños al inmueble. Sin embargo, durante la tarde de hoy, feministas pintaron las vallas afuera de la casa de Roemer.

Entre las consignas que destacaron fueron las siguientes: “violador, abusador, te va a llegar la justicia, guarida del abuso, entre otras”

Con información de: Milenio