Hace unos días circuló la noticia de que un empresario argentino, dueño de varios restaurantes en su país, que cerró sus establecimientos a causa de la pandemia, sin embargo, continuó pagando a sus empleados, quienes ya no regresaron a trabajar para el empresario cuando los convocó para reanudar actividades.

El 2 de marzo, Tito Loizeau, quien se define como emprendedor social, compartió en sus redes sociales una situación poco común que le había acontecido. De acuerdo con lo informado por él mismo, por la pandemia originada por el covid-19 el año pasado, el gobierno de Argentina inhabilitó algunos establecimientos como los restaurantes.

De tal forma que El Capitán, uno de sus restaurantes, donde trabajaban 20 personas cerró, no obstante, Loizeau continuó pagándoles a sus empleados. El encierro duró 12 meses, de tal forma que el argentino estuvo 11 meses pagando los salarios de 20 personas.

Añadió que, luego de un año de encierro, las autoridades reabrieron los cines, por lo que, él decidió que era buen momento de reabrir también El Capitán, pero, para sorpresa de él, solo llegaron 6 personas a trabajar el día de la apertura.

Loizeau relató que tuvo que mandarles mensaje privado a cada uno de sus empleados, puesto que no respondían a los llamados. De esta manera se enteró que los otros 14 ya estaban laborando en otro lado.

En una entrevista para El Clarín, Tito Loizeau explicó que, el gobierno de Argentina no permitió despidos, ni suspensiones por lo que ofreció un apoyo a las empresas para cubrir el 50% de los salarios, sin embargo, informó que, pese a la ayuda, él subsidió la mitad de los salarios durante 11 meses, por lo que gastó 2 millones y medio de pesos argentinos.

“Por un decreto el Gobierno no nos dejó despedir ni suspender a nadie y por eso nos anotamos en el ATP que nos cubrió el 50 por ciento de los salarios, la otra mitad la pagaba yo de mi bolsillo, sin tener ningún ingreso (..) Fue una decepción… Fue pensar 'yo te banqué, no te dejé en la calle tirado y así y todo me cagaste'. Gasté dos millones y medio de sueldos durante todo el año, manteníamos un diálogo, una relación y esa fue su forma de respuesta”, dijo para El Clarín.

Finalmente, dejó en claro que tiene intenciones de llevar el caso a los tribunales, pues lo único que busca es la carta de renuncia de cada uno de los empleados que lo abandonaron.

Con información de: medio tiempo