El gobierno de Claudia Rivera Vivanco y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) debieron priorizar obras sociales en colonias populares y no la remodelación del zócalo de Puebla.

Así lo declaró el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta al responder en su conferencia virtual matutina que aún no están liberados los permisos para el desarrollo de los cuatros proyectos anunciados en la capital.

El mandatario reiteró que los proyectos, desde su ejecución hasta el destino de recursos, son de Sedatu y además del zócalo se intervendrán la colonia México 83, un nuevo mercado en Amalucan y el centro cultural Planta Hidroeléctrica Carmela. 

Asimismo, señaló que el gobierno municipal intervino en la designación de obras pero, en su opinión, no debieron asignarse recursos para la plancha del zócalo.

“Evidentemente la designación de obras tuvo que ver con una opinión local, ¿sí? La verdad, si a mí me hubieran preguntado si hay que remodelar el centro, no; mejor hacer obras de sentido social en colonias populares. En fin, no soy el presidente municipal en Puebla, soy el gobernador”, comentó.

Además dijo que su función es vigilar la legalidad de lo que ocurre en la entidad y que confía en que no cause tantas molestias.