Desde tribuna la diputada federal de Morena, Leticia Díaz Aguilar, denunció que con base a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 3.3 millones de niñas, niños y adolescentes son explotados en México, de los 5 a los 17 años. A nivel nacional, estados como Oaxaca, Puebla y Chiapas ocupan los primeros lugares en esta condición.  

Durante la discusión del dictamen de la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescentes, con proyecto de Decreto por el que se reforma la Fracción VII del Artículo 47 de la Ley General de niñas, niños y adolescentes, la parlamentaria, señaló que falta regulación del trabajo infantil, lo que ocasiona que el país incumpla un tratado internacional que es obligatorio cumplir para el estado mexicano.  

“La desprotección afecta a miles de niñas, niños y adolescentes y vulnera la convivencia armónica de las futuras generaciones”, afirmó.  

Manifestó que el sello del trabajo infantil “es la pobreza, la discriminación y la esclavitud, la falta de oportunidades que sufren ciertos grupos de la población en México”.   

“El trabajo infantil requiere de un trabajo serio e integral, tanto del estado como de la sociedad para garantizar el inicio de un ciclo de vida con protección educación y oportunidades para el desarrollo de la infancia en nuestro país, ya que la falta de acceso a mecanismos representará en su vida adulta desventajas injustificadas ante otras personas y la reproducción de la pobreza”.   

La iniciativa que se avaló con 447 votos a favor, 0 en contra y 0 abstenciones, solicita a los tres órdenes de gobierno y en al ámbito de sus competencias, “estén obligadas a tomar las medidas necesarias para prevenir, atender y sancionar el trabajo forzoso, la esclavitud y las peores formas de trabajo infantil”.