Eduardo Rivera Pérez será el candidato del Partido Acción Nacional (PAN) a la alcaldía de Puebla para la elección del 6 de junio; así que será su tercera postulación para este cargo.

El ex presidente municipal reconoció que cedió candidaturas a regidurías en su planilla para acabar con la disputa interna, aunque no reveló cuántas.

En rueda de prensa virtual aseguró que todos los grupos panistas serán incluidos y hasta dará espacios a miembros de la organización "Si por México".

La candidatura le fue concedida este martes por el dirigente nacional Marko Cortés Mendoza, con quien se reunió en la Ciudad de México.

Tras varias semanas de disputa por los espacios en la planilla, la dirigente estatal Genoveva Huerta Villegas anunció que por fin se llegó a un acuerdo.

En su cuenta de Twitter anunció que se lograron consensos para que los diversos grupos políticos apoyen la candidatura.

“En el @PANPUEBLA hemos logrado consensos para que todos los grupos políticos respalden la candidatura de @eduardorivera01. Somos un partido unido y ganador, que llegará fortalecido el 6 de junio”, publicó.

Rivera Pérez fue postulado en 2011 y ganó la elección de la mano del entonces candidato a la gubernatura, Rafael Moreno Valle, con quien rompió meses después.

Ejerció la presidencia municipal de 2011 a 2014 confrontado con el mandatario estatal, a quien luego acusó de persecución política por medio del Congreso local y la Auditoría Superior del Estado (ASE).

En 2018 nuevamente fue postulado, pero perdió ante la morenista Claudia Rivera Vivanco, quien busca la reelección.

Ahora que obtuvo la candidatura otra vez podría ser impulsado por el PRI y el PRD en una candidatura común con el PAN, ya que entre los tres partidos formaron la coalición “Va por Puebla.

Cede espacios en planilla

Rivera Pérez reconoció que como solamente hay 16 regidurías y una sindicatura en la planilla, dijo que se hará "un gran esfuerzo" para cumplir con el acuerdo de incluir a todas las corrientes políticas.

Con respecto a las denuncias en su contra por presunta campaña anticipada, rechazó incurrir en los actos que se le acusan y confió en que será exonerado por el Instituto Electoral del Estado (IEE).

Sin pronunciarse sobre el gobierno de Rivera Vivanco, exigió al IEE "estar vigilante" de que los servidores públicos que busquen la reelección no utilicen recursos, obras o programas sociales para promoverse.

Esto tras dar su aval a la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que permitirá a legisladores y alcaldes hacer campaña por la reelección sin separarse de sus cargos.

Aunque fue cuestionado sobre su relación con el gobernador Miguel Barbosa Huerta y sobre el apoyo que podría tener del PRI, el PRD y otros partidos, ya no respondió porque la transmisión de la rueda de prensa concluyó de forma abrupta.