Tres coaches pertenecientes al equipo Federales de Chiriquí, de Panamá, fueron víctimas de robo tras acusar que los despojaron de 560 dólares en el vestidor del Estadio Teodoro Mariscal, en Mazatlán, mientras enfrentaban a los Caribes de Anzoátegui, de Venezuela, durante el juego inaugural de la Serie del Caribe el domingo por la mañana.

David Salayandía, presidente de la Liga Profesional de Béisbol de Panamá (Probeis), dijo al portal ESPN que una cámara de vigilancia captó a un intruso que no portaba credencial, quien husmeaba en las pertenencias del equipo en el cuarto de los coaches.

"Tenemos un sabor agridulce, ganamos, pero también pasamos por una situación incómoda", destacó Salayandía, quien también se dedica al periodismo deportivo en su país. "Esto no debe pasar, especialmente con toda la seguridad que debe tener un evento tan importante, que además se realiza en medio de una pandemia", agregó.

"Están revisando las cámaras de seguridad", dijo por su parte Yasilka Córdoba, jefa de prensa del equipo panameño, quien reveló la cantidad exacta de lo hurtado.

Los coaches afectados son Earl Anoly, quien dirigió a los corredores por la primera base; Darwin Marrero, quien se encarga del pitcheo; y Ashley Ponce, quien dirigió el tráfico por la antesala.

Los federales iniciaron con triunfo de 6-3 sobre Venezuela en su primer juego del certamen. Este lunes también se impusieron en su compromiso ante Caimanes de Barranquilla, Colombia, por pizarra de 9-5.

El comité organizador de la Serie del Caribe informó a la delegación panameña que ya han puesto el caso en manos de la policía local con el fin de tratar de identificar al ladrón, que supuestamente se trata de alguien no autorizado para caminar por esa área.

El segundo equipo en ocupar el vestidor visitante en la primera jornada de la serie fue Criollos de Caguas, de Puerto Rico, que enfrentó a Águilas Cibaeñas, de República Dominicana.

Foto: Twitter