Debido a la pandemia provocada por el Covid-19, varios adultos mayores han perdido la vida y con ello aumentaron los juicios testamentarios para que las familias puedan reclamar sus propiedades, ya que no dejaron un testamento en donde hayan estipulado el reparto de sus bienes.

Vicente Leopoldo Avendaño Fernández, especialista en la materia, manifestó que, con la pandemia, varios adultos mayores han perdido la vida por Covid-19, sin embargo, la poca cultura que hay por realizar un testamento ha generado problemas entre los propios familiares, quienes después del fallecimiento buscan quedarse con las propiedades sin que haya documentación de por medio.

Señaló que los juicios testamentarios pueden postergarse hasta por cinco años o más y son muy caros en comparación con los testamentos que se pueden llevar a cabo con tiempo y sin conflictos legales provocados por la familia inconforme, ya que este tipo de trámites no alcanzan ni los 5 mil pesos.

De igual manera aseveró que sí bien hubo un aumento en ese tipo de procedimientos, las demandas no se han podido efectuar, ya que los juzgados al igual que las notarías han permanecido cerradas por la misma causa, la pandemia, situación hace aún más difícil el proceso.

Avendaño Fernández argumentó que es importante dejar en claro su última voluntad para evitar que la familia termine peleada y bajo procedimientos legales, con ese documento, aunque no les guste el reparto de las propiedades, deberán respetar los acuerdos.