Este lunes a las 18:00 horas ingresó al Hospital de la Mujer de Tehuacán Erika N., de 28 años de edad, quien presentaba una emergencia médica a causa de un embarazo de gemelos de alto riesgo, pero pasaron 12 horas sin que recibiera la atención necesaria, por lo que perdió a uno de ellos y su estado de salud empeoró.

Ana María Altamirano Sánchez, suegra de la afectada, comentó que al llegar al Hospital de la Mujer le realizaron un ultrasonido a Erika, con el que se determinó que debían aplicarle un legrado, ya que uno de los productos ponía en riesgo su vida, por lo que se le suministró medicamento para que se iniciaran las labores de parto sin la respectiva atención médica.

Expuso que su nuera tenía cuatro meses de gestación y que durante ese tiempo presentó varias complicaciones que derivaron en la pérdida de uno de los gemelos; el segundo permanece en su vientre, pero con el riesgo de no poder sobrevivir.

Altamirano Sánchez enfatizó en que desde el ingreso de su familiar al hospital, se estuvo preguntando constantemente por su estado de salud, sin embargo el personal no le daba informes, más tarde se enteró que ya había perdido a uno de sus bebés y que el estado de salud de la mujer había empeorado.

Cabe mencionar que los familiares de Erika no conocieron los nombres del médico y la enfermera responsables de la negligencia cometida contra la joven de 28 años, por lo que señalaron al director del hospital, José Evit Rosado Ramos, como responsable de la mala atención que recibió su familiar, ante una emergencia que ponía en riesgo su vida.

Fueron los padres de la víctima los que decidieron llevarla a una clínica particular, ubicada sobre la calle 5 Sur de la ciudad de Tehuacán, en donde fue internada de emergencia y con riesgo de perder a su segundo hijo.

Al respecto Fernando Pimentel Sánchez, esposo de la mujer, mencionó que el trato que recibieron por parte del hospital público no fue el mejor, pues como familiares de los pacientes tienen derecho a preguntar y que les respondan de la mejor manera, sea una buena noticia o mala, pues estar incomunicados por varias horas y sin saber qué hacer es preocupante.

Asimismo, dijo que no ha sido la primera vez en que acusan al nosocomio de presunta negligencia, pues las quejas son constantes, la más reciente fue cuando el personal se negó a atender a una mujer y dio a luz en la vía pública, en medio del frio y de la lluvia y aunque el gobierno tomó acciones en contra de los directivos, los casos se siguen presentando.

Reconoció que el embarazo de su esposa es de alto riesgo y que ya se había resignado a perder a sus bebés, pero no de la manera en que se presentó la situación.

Hasta el momento la familia no ha definido si interpondrá una denuncia en contra de los directivos ya que primero esperan la recuperación de su familiar, pero exigen que se aplique una sanción al director del hospital, José Evit Rosado Ramos.