La Ciudad de México, el Estado de México, Hidalgo, Guanajuato, Nuevo León, Baja California, Morelos y Querétaro alcanzaron o superaron el máximo de ocupación hospitalaria que tuvieron durante el primer pico de la pandemia por Covid-19 en el país, registrado en julio pasado, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud.

La Ciudad de México llegó en julio a una saturación hospitalaria de 77% para camas generales y de 66% en camas con ventilación mecánica en julio pero a partir de la segunda semana de diciembre,  empezó a reportar incrementos en la ocupación de camas para pacientes con Covid. En la última actualización de la Secretaría de Salud, del 7 de enero de 2021, reportó 89% de saturación en camas generales y de 84% en camas para pacientes críticos.

El Estado de México tuvo una ocupación de 46% en camas generales y de 41% en camas con ventilador y ahora estas cifras casi se han duplicado, con una saturación de 83% en camas generales y de 79% en críticas.

En la primera ola, los estados que vivieron la situación más difícil fueron Tabasco, Nuevo León y Nayarit, que llegaron a tener una disponibilidad hospitalaria de 15%, 20% y 24%, respectivamente. En cuanto a camas con ventilador, Nuevo León tuvo una ocupación de 64%; Tabasco, de 61%, y Baja California, de 58%.

Sólo Nuevo León se mantiene como uno de los estados con menor disponibilidad hospitalaria, con 20%; Tabasco y Nayarit tienen actualmente menos de la mitad de ocupación. En cuanto a camas con ventilación mecánica, Nuevo León reporta estos días 68% de ocupación, cuatro puntos porcentuales más que hace seis meses.

Baja California registra 62% y Tabasco ha mejorado su situación, pues registra 50% de disponibilidad, 11 puntos porcentuales más que en la primera ola.

En camas generales, Baja California registró 42% de ocupación durante el primer pico de la pandemia y actualmente está al 64%, mientras que Guanajuato reportó en julio una ocupación hospitalaria de 59% y ahora tiene una saturación de 78%.

En este nuevo pico, Querétaro presenta un panorama más complicado. En la primera ola estaba entre los estados con menor ocupación: en julio reportó sólo 22% de sus camas generales ocupadas y 33% de las camas con ventilador mecánico. Ahora tiene una saturación de 55% en camas generales y de 51% en camas críticas.

Lo mismo ocurre con Hidalgo, que en el primer pico de la epidemia tuvo una ocupación en camas generales de 40% y ahora reporta una saturación de 79%, en tanto que en camas con ventilación mecánica tuvo 22% de ocupación y ahora registra 52%.

En Morelos, hace medio año se reportó una ocupación de camas generales de 28% y ahora es de 61%, motivo por el que la entidad se mantiene en semáforo rojo.

Los datos más recientes indican que México tiene 30 mil 715 camas generales para atender a pacientes con Covid, de las que 16 mil 306 están ocupadas y 14 mil 409 disponibles. El total de camas con ventilación mecánica es de 10 mil 298, apenas 100 más con respecto al mes de julio, y se reportan 5 mil 688 disponibles y 4 mil 610 ocupadas, según una información del diario El Universal.