Al iniciar el año, en seis hospitales de Puebla para la atención a pacientes Covid-19 la ocupación ya alcanzó el 100 por ciento y reportan con doble alerta al Hospital Militar Regional, debido a que no puede recibir a enfermos graves que requieren camas con ventilador.

Para pacientes con estado de salud delicado tampoco hay espacio en el Hospital General del Sur “Eduardo Vázquez” y el IMSS 15 de Tehuacán, según lo señala el Sistema de información de la Red IRAG de la Secretaría de Salud.

El más reciente reporte del primero de enero de 2021 refleja que los centros médicos sin capacidad de recibir enfermos en atención general son el Hospital General de HuejotzingoTeziutlán y el Sexto Regimiento Blindado de la zona militar ubicado en la capital.

La Federación analiza en Puebla el estatus de 47 nosocomios y pone en alerta la atención en pacientes generales y también a los que requieren ventilador.

El 21 de diciembre, el gobierno de Puebla informó que hay una saturación de pacientes de Covid-19 en hospitales privados. En dichos espacios la capacidad de atención para enfermos es de 80 camas pero ya se tenía la demanda de 88 pacientes.

El 29 de diciembre Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del gobierno federal, confirmó que había una curva de aumento de infectados y están en un riesgo importante de entrar en descontrol.

Un día antes, la Secretaría de Salud de Puebla –a cargo de Antonio Martínez García– señaló que Puebla tiene desabasto de medicamentos para tratar a pacientes de Covid-19.

 

Puebla en noveno lugar con saturación en UCI

El estado de Puebla está en la posición número nueve a nivel nacional con el colapso de Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) con una ocupación de 61.53 por ciento.

Las dos entidades más graves son Tlaxcala con 100 por ciento de capacidad y Coahuila con 94 por ciento. Después está la Ciudad de México con 85.4 por ciento, México con 83.6 por ciento, y Querétaro con 80.5 por ciento.

En la entidad los hospitales que llegaron al 100 por ciento de su capacidad son el Hospital Militar Regional de Puebla de la Sedena y la clínica 15 del IMSS de Tehuacán.

Otros centros médicos que están en riesgo son el hospital de San José del IMSS por tener una capacidad hospitalaria de 81 por ciento, el Hospital General de Teziutlán con 67 por ciento y La Margarita del IMSS con 67 por ciento.

El Sexto Regimiento Blindado de SEDENA registra 65 por ciento, el ISSSTE 40 por ciento y el Hospital General de Cholula del gobierno del estado con 12 por ciento.

 

En riesgo camas con ventilador

Por otra parte, en los hospitales con camas y ventilador ya están ocupadas al 100 por ciento en el Hospital General del Sur “Eduardo Vázquez” y el Hospital Militar Regional de Puebla.

Otros más con riesgo de saturación son el Hospital General de Huejotzingo de la Secretaría de Salud (SSA) con 67 por ciento, La Margarita del IMSS con 62 por ciento, el Hospital General de Acatlán de Osorio con 60 por ciento y el Hospital General de La Zona Norte Bicentenario de La Independencia con 60 por ciento, estos dos últimos de la SSA.

En Zacatlán el nosocomio estatal tiene una ocupación de 57 por ciento, en Tecamachalco de 50 por ciento y Atlixco de 43 por ciento. En San José del IMSS hay una ocupación de 43 por ciento.

A nivel nacional, Puebla reporta una ocupación de 34.5 por ciento sólo en camas con ventilador.

 

En hospitalización general no hay espacios en Huejotzingo y Teziutlán

Para hospitalización general los inmuebles con 100 por ciento de ocupación están en Huejotzingo, el ISSSTE de Teziutlán y el Sexto Regimiento Blindado de SEDENA.

En alto riesgo sigue el hospital de Izúcar de Matamoros con una ocupación de 92 por ciento, de Cholula con 88 por ciento, el IMSS de la Margarita con 82 por ciento y Teziutlán con 70 por ciento.

El Hospital General de La Zona Norte Bicentenario de La Independencia reporta 68 por ciento y el Hospital Militar Regional de Puebla 64 por ciento.

 

Este 2 de enero, la abogada poblana Cecilia Monzón compartió en sus redes sociales que tardó más de 9 horas para que un paciente de Covid-19 fuera atendido en un hospital.

“Me llamó una persona por un señor con COVID que no podía ingresar al hospital porque no había lugar. Gracias a Dios y a un amigo que lastimosamente no puedo mencionar, ya le encontramos lugar, va a ocupar la cama de una persona que acaba de fallecer, sólo tardamos 9 horas en las que su situación se ha agravado, en encontrarle lugar”, denunció.