El piloto Sergio Pérez saldrá en la última fila de la parrilla en el Gran Premio de Abu Dhabi a modo de sanción luego de que su escudería, Racing Point, sustituyera varias piezas de la unidad de potencia en el vehículo del mexicano.

El equipo de la capital canadiense debió modificar algunas partes del auto con el que el pasado fin de semana Pérez lograra su primera victoria en el circuito de Sakhir; sin embargo, para la última carrera del campeonato fueron obligados a modificar algunas cosas.

Mediante un comunicado de prensa, la FIA comunicó que las partes cambiadas fueron el motor de combustión interna, turbocompresor y la unidad de generador de motor. Ante esto, la decisión fue “comenzar la carrera desde atrás de la parrilla de salida”.

Los problemas en el RP20 de Checo se generaron durante el Gran Premio de Baréin, donde el tapatío marchaba en el tercer lugar y su unidad de potencia comenzó a incendiarse. En dicha carrera, el mexicano fue séptimo lugar durante la primera y segunda sesión de prácticas libres, mientras que el que líder fue el finlandés Valtteri Bottas.

En el primer entrenamiento de Yas Marina participó Mick Schumacher -el hijo del 'Kaiser'-, quien el pasado domingo confirmó su victoria final en el campeonato de Fórmula 2 y que el año próximo competirá junto a la escudería Haas en la categoría donde su padre ganó siete títulos.

Mick tomó el volante de Haas que dejó el danés Kevin Magnussen -que el próximo año no seguirá en la F1- y marcó el decimoctavo tiempo de la sesión, a tres segundos y ocho décimas de Verstappen.

Foto: Twitter