Este martes seremos testigos de un nuevo enfrentamiento entre Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, quienes continúan siendo considerados como los dos mejores futbolistas de la última época. Aunque verlos pisar el mismo terreno de juego es algo improbable desde la llegada del portugués a la Juventus, la UEFA Champions League lo hizo posible debido a que la “vecchia signora” y el Barcelona comparten grupo en el certamen europeo.

No obstante, el ansiado duelo podría no suceder y ver una obstrucción en Ronald Koeman, técnico culé, debido a que no ha convocado a Messi en los últimos dos partidos del Barça en Champions. El argentino no jugó ante Ferencvaros ni Dinamo, donde su escuadra consiguió ganar sin problemas con marcadores de 3-0 y 4-0, respectivamente.

De continuar con la tendencia de no ocupar a Messi para este torneo veríamos un alargue en cuanto al choque de ambos futbolistas, cosa que no ocurre desde mayo de 2018 en un clásico entre Barcelona y Real Madrid, partido que terminó en empate y donde ambos jugadores anotaron.

Las grandes expectativas iniciaron luego de que se anunciase que Barcelona y Juventus compartirían grupo durante el sorteo previo en septiembre, haciendo el cara a cara entre los dos astros del balompié uno de los atractivos más esperados, aunque tuvo que postergarse hasta esta fecha debido a que, en el partido de ida, Cristiano continuaba arrojando positivo a coronavirus en las pruebas realizadas. Ahora, al cabo de tres meses, la intensidad no ha diluido su significado y Juventus podría sacar ventaja en el Camp Nou debido al difícil momento deportivo y social que atraviesa el club azulgrana.

Un empate o incluso una derrota por la mínima diferencia le bastarían al Barça para entrar en los octavos de final como campeón de grupo, aunque su intención clara, como lo avisó el entrenador, es completar una fase de grupos inmaculada y sumar las seis victorias que sólo han conseguido en la temporada 2002-03, bajo el mando de Van Gaal.

A la más que necesaria importancia económica que supone una victoria (2,7 millones de euros como premio) se añade en este momento la necesidad de recuperar las buenas sensaciones que mostró el equipo culé en los tres partidos previos a caer desastrosamente ante Cádiz este fin de semana, donde la derrota provocó un verdadero terremoto dentro del vestidor.

 

De auténticas leyendas

El partido de este martes en Champions será el primer encuentro entre ambos tras la salida de Cristiano de LaLiga en 2018, minutos después de conquistar la Champions. Pero también podría significar su último enfrentamiento con el argentino vistiendo el jersey del Barcelona, después de que no pudiera abandonar el club como quiso en agosto y a la vista de que, parece, no ha cambiado de opinión ante el futuro que ya llega.

Fotos: Instagram