Pobladores de Chignautla quemaron la presidencia municipal en rechazo a la supuesta privatización del agua potable en el municipio, así como la creación de un sistema de agua municipal.

Al menos 500 habitantes de este municipio ubicado en la Sierra Nororiental de Puebla se reunieron en la presidencia y exigieron la presencia del edil Luciano Aparicio Rodrigo.

Por esa situación y ante la falta de información sobre un sistema de agua a instalar, tomaron el inmueble alrededor de las 9 de la mañana de este lunes, quemaron la presidencia, el salón de cabildos, rompieron ventanas, puertas y prendieron fuego a las computadoras del archivo municipal.

Este conflicto está encabezado por los 7 comités de agua potable del municipio que buscan impedir la creación de un sistema de agua potable municipal, y que según su dicho, busca privatizar el servicio.

Al lugar llegaron elementos de la policía municipal que intentaron calmar a los manifestantes con gas lacrimógeno, sin embargo fue necesaria la presencia de la Guardia Nacional para resguardar el inmueble ante la quema de las instalaciones.

Hasta después del medio día no se reportaron personas heridas, y sólo se mantenían elementos de la Guardia Nacional para dialogar con los manifestantes, que exigían la presencia del edil para aclarar la creación del sistema de agua.

El conflicto de agua potable en este municipio afecta de manera directa a otros que se surten de él, como Teziutlán, Atempan y Teteles.

Cabe mencionar que el municipio de Chignautla se rige por usos costumbres y apenas este 2020 se inició la creación del reglamento de vialidad y reordenamiento de calles.

Además de la quema de la presidencia, los inconformes amagaron con cerrar la carretera federal Teziutlán-Puebla.

Termina sin acuerdos conflicto en Chignautla

Cerca de las 12 horas del día se prendió fuego por segunda vez a las instalaciones de la presidencia municipal, mientras se sacaban objetos del interior.

Pasadas las 16 horas los inconformes se comenzaron a dispersar y llegaron bomberos del municipio de Teziutlán para apagar las llamas.

Durante la tarde los inconformes recibirían a un representante de la Secretaría de Gobernación estatal, sin embargo nunca se pusieron de acuerdo respecto a que participara sólo una comisión de cinco personas o se iniciara la mesa de diálogo en el centro de la población con todos los presentes.

Conforme transcurrió la tarde y bajó la temperatura los inconformes se retiraron sin recibir una solución a su reclamo.

Versiones en redes sociales señalaron que dicho acto fue organizado por grupos de choque político, quienes invitaron a tomar la presidencia, luego de soltar el rumor de la privatización del agua potable del municipio.

Ante estas versiones los usuarios de redes aseguraron que entre los manifestantes había varias personas en supuesto estado de ebriedad, por lo que pidieron investigar las causas de los daños que dejaron en la alcaldía, que además se encontraba en plena remodelación; así mismo solicitaron dar con los iniciadores del fuego