La denuncia que existe desde febrero en la Fiscalía General de la República contra el Magistrado del TEPJF, José Luis Vargas, por gastar millones de pesos que no corresponden a sus ingresos declarados, fue destacada por legisladores y líderes de partido que pidieron que deje el cargo mientras la investigación se desarrolla.

La denuncia de la UIF pide el congelamiento de cuentas de Vargas, luego de detectar que en los últimos seis años ha gastado 36 millones de pesos que no corresponden con la declaración de sus percepciones, según publicó el diario Reforma.

“El señor Vargas es un juez bajo sospecha y no puede estar impartiendo justicia”, dijo el senador de Morena, Germán Martínez al tiempo que lanzó un llamado para que nadie lo proteja en la FGR ni en la Suprema Corte de Justicia.

El senador Emilio Álvarez Icaza demandó que “la UIF nos diga que hay ingresos no explicables, da la posibilidad a pensar que son ingresos de procedencia ilícita y eso es extremadamente preocupante”.

Movimiento Ciudadano (MC) exhortó a la UIF a realizar una investigación pulcra e imparcial al presidente del Tribunal Electoral. El dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, refirió que el Consejo de la Judicatura debería también intervenir, porque finalmente el Tribunal Electoral y el Magistrado forman parte del Poder Judicial en su conjunto.

En una carta al diario Reforma, el Magistrado Vargas aseguró en una carta que el origen de todos sus bienes es lícito. Dijo que no dejará el cargo, a pesar de las investigaciones en su contra. Vargas acusó que hay una campaña en su contra para desprestigiarlo e, incluso, desestabilizar al Tribunal Electoral por la publicación de información que habla de sus ingresos y gastos millonarios.

 “Seguiré ejerciendo mis funciones sin distracciones y con estricto apego a derecho, y seguiré haciendo valer mis derechos contra las falsedades reiteradas de Reforma que, además de buscar manchar mi nombre, pretenden desestabilizar la institución que hoy represento”, indicó.