El gobierno de Puebla, diputados y la Fiscalía General del Estado (FGE) no han entablado diálogo con las mujeres que tomaron el Congreso de Puebla la tarde del martes.

Las mujeres que se encuentran en el recinto legislativo pasarán de nuevo la noche ahí tras denunciar que sus demandas siguen sin ser escuchadas.

El plantón afuera del poder Legislativo se hizo más grande luego de la manifestación que este día se llevó a cabo con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

La protesta partió de la Fiscalía General del Estado (FGE) y culminó en el poder Legislativo, donde varias mujeres decidieron quedarse para sumarse al campamento.

Por la noche llevaron a cabo un ‘performance’ contra la violencia de género y expresaron su solidaridad a la decena de compañeras que tienen tomado el Congreso local.

Con ellas se encontraba hasta la noche de este miércoles la diputada Estefanía Rodríguez Sandoval (de Morena), la única de los 41 legisladores que las atendió en persona desde que inició la protesta.

Diputados que integran la Junta de Gobierno del Congreso confiaron a este medio que ni siquiera se abordó el tema de la protesta en la sesión de este día.

Incluso refirieron que incluso no se presentó a la reunión el presidente de la Junta, Gabriel Biestro Medinilla, a pesar de ser el responsable del poder Legislativo.

 

Reprueban desaire de autoridades

En redes sociales y entrevistas las manifestantes reprobaron que hasta la noche del miércoles no hubiera respuesta por parte del gobernador Miguel Barbosa Huerta ni el fiscal Gilberto Higuera Bernal, con quien exigen reunirse.

En sus redes sociales Rodríguez Sandoval reprochó la falta de empatía por la protesta y las descalificaciones lanzadas incluso por los propios legisladores, entre ellos Biestro Medinilla.

A la vez lamentó el hostigamiento del que ha sido víctima por parte de sus propios compañeros de partido por apoyar a las colectivas.

 

Diputados descalifican protesta

Por la mañana diputados de Morena y PES evadieron comprometerse a la despenalización del aborto y descalificaron la toma del Congreso de Puebla por parte de feministas.

La presidenta de la Mesa Directiva, Nora Merino Escamilla (del PES) desdeñó la protesta al afirmar que “pierde legitimidad por radical”.

En rueda de prensa arremetió contra las manifestantes al acusar que “violentaron” los protocolos y el fuero constitucional del recinto legislativo.

Aunque dijo respaldar la lucha, criticó a las mujeres por ingresar sin autorización a las instalaciones y luego lanzar “acusaciones sin sustento”.

Biestro Medinilla igual descalificó la legitimidad de la protesta y afirmó que una diputada metió “con engaños” a las mujeres.

Sin atreverse a decir nombres ni mostrar pruebas, solo lanzó su acusación en entrevista telefónica con Imagen Televisión.

En entrevistas con otros medios de comunicación el también coordinador de la bancada de Morena evitó comprometerse a dejar pasar la despenalización del aborto, con el argumento de que es un tema que “polariza y divide” al estado.

Como dijo que en este momento hay temas “más urgentes” como la pandemia y el Presupuesto de Egresos del estado, no dio una fecha para comenzar a analizar las iniciativas sobre el tema.