El Banco de México (Banxico) ajustó sus proyecciones para el desempeño de la economía nacional, y ahora estima una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de 8.9 por ciento, para el 2020, que oscila en un rango entre -9.3 y -8.7 por ciento.

Para 2021, el escenario central es de un repunte del PIB de 3.3 por ciento, en un intervalo que oscila entre 0.6 y 5.3 por ciento; para 2022, el escenario central es de un crecimiento de 2.6 por ciento, en un rango entre 2.6 y 3.8 por ciento, de acuerdo con lo planteado en el Informe Trimestral julio-septiembre 2020

Después de una fuerte contracción del PIB en el segundo trimestre, la economía mexicana mostró una recuperación en el tercero , impulsada por la reapertura de actividades y por el repunte de la demanda externa y aún permanece por debajo de los niveles previos a la emergencia sanitaria.

Para el escenario central del comportamiento de la economía mexicana los principales riesgos se relacionan con la probabilidad de que se prolonguen las medidas de distanciamiento social o se retomen medidas más estrictas y episodios adicionales de volatilidad en los mercados financieros internacionales.

Otro riesgo es la posibilidad de que las medidas de apoyo a nivel nacional o internacional, sean insuficientes; que las secuelas causadas por la pandemia sobre la economía sean más permanentes; que se observen reducciones en la calificación de la deuda soberana y la de Petróleos Mexicanos (Pemex); y que persista el entorno de incertidumbre interna que ha afectado.