Pobladores de Santa María Moyotzingo, en el municipio de San Martín Texmelucan, quemaron una patrulla y retuvieron por unos minutos a dos policías municipales con el fin de exigir justicia por las lesiones que la noche del domingo provocaron a dos menores a los que perseguían luego de que fueran acusados de intentar asaltar a una mujer.

Este lunes familiares de las supuestas víctimas, acompañados de un sector de la población, comenzaron a manifestarse por calles de la citada junta auxiliar, situación que movilizó a uniformados municipales.

Sin embargo, cuando los oficiales intentaron entablar un diálogo con los inconformes, todo se salió de control de tal manera que los quejosos retuvieron a dos policías y quemaron una patrulla municipal.

No obstante, según la información preliminar, otro sector de la población que no estuvo de acuerdo con las acciones que se estaban cometiendo en agravio de los oficiales decidieron rescatar a los uniformados y trasladarlos hacia un domicilio en espera de más policías y patrullas.

En tanto, la gente que provocó los daños a la unidad oficial se habría retirado de forma inmediata de la zona.

Todo lo anterior ocurrió como exigencia de justicia para dos adolescentes que la noche del domingo fueron golpeados y uno de ellos herido de bala, al parecer, por uno de los policías que les daba persecución luego de que hirieran con arma blanca a su compañero pero además, fueran acusados de intentar asaltar a una mujer en la carretera que conecta a Moyotzingo con San Baltazar Temaxcalac.

Aunque uno de los policías fue detenido y quedó a disposición del agente del Ministerio Público por los delitos de lesiones y abuso de autoridad, la mujer a la que los menores que ahora se dicen agraviados, intentaron despojarla de sus pertenencias no interpuso ninguna denuncia por los hechos ante lo cual los menores quedaron libres.

Será en próximas horas cuando se resuelva la situación jurídica del oficial.