El machismo ha invadido el internet y las tecnologías de la información, donde un sinfín de agresores han compartido y propagado contenido íntimo sexual de miles de mujeres sin su consentimiento, aseguró la senadora del Partido del Trabajo (PT), Nancy de la Sierra Arámburo.  

Durante la aprobación del dictamen con proyecto de decreto por el que se adicionan diversas disposiciones a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y al Código Penal Federal, en materia de violencia digital contra la mujer, la legisladora poblana señaló que este tipo de agresión ha utilizado al cuerpo femenino y a la sexualidad de las mujeres, como instrumentos para un fin muy específico: la humillación pública.   

“Su objetivo es dañar a las personas, convirtiéndolas en objeto de juicios, desprestigio y vergüenza para sus familias, amigos, colegas y la sociedad en general”, deploró. 

Desde tribuna, afirmó que se trata de una conducta patriarcal más que busca despojar a las mujeres “de nuestra autonomía y recordarnos que, ante los ojos del mundo sexista en el que vivimos, nuestros cuerpos no son nuestros”.  

Resaltó con orgullo, que con la aprobación de la “Ley Olimpia Nacional”, movimiento que surgió en Puebla, gracias a una valiente mujer: Olimpia Corral Melo, quien, tras ser víctima de este tipo de violaciones decidió dar la batalla para sancionar este delito, ahora las mujeres en todos los estados de la república, podrán hacer “justiciables estas violaciones a sus derechos”. 

De la Sierra, advirtió que "este es solo un paso más en un largo camino por recorrer para desmantelar la compleja, arraigada y sistémica violencia sexista que sufre en México".  

Aprueban Ley Olimpia a nivel nacional  

Esta tarde, el Senado de la República aprobó en lo general, con 87 votos a favor, la Ley Olimpia para que la violencia digital en contra de las mujeres sea punible en todo el país. 

Se avalaron sanciones para el acoso, hostigamiento y difusión de contenidos sexuales a través de Internet o redes sociales y las agresiones en contra de las mujeres en medios de comunicación 

Contempla penas de 3 a 6 años de prisión para los agresores, obliga a las páginas de internet a bloquear los contenidos y avisar de manera inmediata a los usuarios cuando incurran en violaciones; incluye la digital como una nueva modalidad de la violencia, y agrega la que se desarrolla en los medios de comunicación. 

Como parte de este dictamen, se establece que los jueces y ministerios públicos podrán ordenar de manera inmediata que empresas como Facebook o Twitter, o cualquier página de internet donde se distribuyan estos contenidos, interrumpan, bloqueen, destruyan o eliminen estos archivos; además, se deberá avisar de manera inmediata a los usuarios que las compartan que el contenido será inhabilitado por orden judicial.   

El dictamen que se aprobó incluye a la digital como una modalidad de violencia que abarca todos los hechos de violencia contra las mujeres, niñas y adolescentes que se producen en dicho ámbito. También se incorporó la violencia en los medios de comunicación y que no contemplaba la propuesta de la Cámara de Diputados, así como la tipificación de estos hechos de violencia en el Código Penal Federal, de manera que sean sancionables en todo el país.  

A partir de esta reforma, en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia se establece que la violencia digital es toda acción dolosa realizada mediante el uso de tecnologías de la información y la comunicación para exponer, distribuir, difundir, exhibir, transmitir, comercializar, ofertar, intercambiar o compartir imágenes, audios o videos de contenido sexual de una persona sin su consentimiento. 

También se le considera violencia digital a los hechos que ocasionen daño psicológico o emocional a las mujeres tanto en su vida privada como en su imagen; o los actos dolosos que las dañen en su intimidad, privacidad o dignidad y que se cometan a través de dichas tecnologías. 

La violencia mediática se comete cuando cualquier medio de comunicación promueve estereotipos sexistas, hace apología de la violencia contra las mujeres y las niñas, produce o permite la producción y difusión de discurso de odio sexista, discriminación de género o desigualdad entre mujeres y hombres, que cause daño a las mujeres y niñas.