Con la llegada del tradicional Día de Muertos, los comerciantes de artículos de temporada en Atlixco pidieron al gobierno local que decida si se les permitirá vender sus productos en la vía pública o si se les reubicará, pero algunos de ellos ya se instalaron en las calles de la ciudad.

El ayuntamiento por su parte ha intentado trasladar a los vendedores de jarros, hojaldras, ceras, incienso, alfeñiques, papel picado y demás artículos hacía el centro de convenciones de la ciudad con el fin de mitigar el contagio de Covid-19 y cumplir con las indicaciones necesarias para proteger a vendedores y clientes.

“Ya nos dimos cuenta que no funciona, tienen poca afluencia de compradores, entonces estamos esperando un dictamen por parte del área de comercio, abasto y vía pública para determinar en qué área es mejor la colocación de todos ellos”, indicó el alcalde Guillermo Velázquez Gutiérrez.

Aunado a esto, durante esta temporada llegan los vendedores del estado de Michoacán a ofrecer tazas, vajillas, ollas, cazuelas y demás productos realizados con barro, que son muy demandados por parte de las comunidades para la elaboración de ofrendas y altares monumentales.

En esta ocasión ellos serán los que no tendrán cabida en la ubicación que se ofrezca, ya que el gobierno local tiene como prioridad a los vendedores de Atlixco y enseguida los de la región.

Pese a ello, este martes se pudo observar la llegada de algunos de ellos en calles de la colonia Álvaro Obregón, para colocar sus estructuras metálicas y vender al menos durante 15 días sus productos.

De igual manera falta definir qué sucederá con los comerciantes que se colocaban año con año en la calle 5 poniente entre avenida Independencia y 3 sur, en uno de los costados del mercado municipal Benito Juárez y que son hasta la fecha los que no se han intentado colocar. Se habla al menos un centenar de vendedores en dicha área. Pero en general son cerca de 3 mil.