El gobernador Miguel Barbosa Huerta aseguró que los doce policías estatales cesados por una investigación administrativa tendrán derecho a manifestar su inconformidad, incluso si deciden llamar a un paro de labores.

Cuestionado al respecto del cese de los policías el pasado viernes, el gobernador señaló que hasta el momento todo se trata de una investigación administrativa por actos de indisciplina, derivado de los cuales se decidió separarlos de su cargo mientras se desahoga el proceso.

Señaló que los elementos se sintieron apartados de sus mandos y por ello, presuntamente, comenzaron a realizar actividades fuera de su labor, sin revelar a qué tipo de actos se refiere pues se trata de policías que encabezaron las negociaciones por aumento salarial en junio pasado.


Video:
https://twitter.com/e_consulta/status/1318203711836033027?s=19

En este sentido sostuvo que tolerará cualquier expresión por parte de los policías cesados o de sus compañeros, quienes incluso amagaron con paros laborales tras la notificación de cese realizada el pasado viernes por la mañana.

Hay que recordar que el pasado viernes doce policías estatales que participaron en la mesa de negociación con Ardelio Vargas Fosado y Carla Morales Aguilar para obtener un aumento salarial para la corporación, fueron notificados de su separación del cargo.

Los uniformados señalaron que a fin de firmar la notificación fueron golpeados y amenazados en las instalaciones de la Subsecretaría de Coordinación y Operación Policial de la SSP, por lo que por un momento hubo un amago para irse a paro de labores, el cual finalmente no se concretó.

A los uniformados también han tratado de vincularlos, periodísticamente, con las filtraciones para realizar un reportaje por Noticieros Televisa donde se evidenció que existen patrullas rentadas por el gobierno estatal que están varadas por falta de personal, además de que la gasolina que se entrega es insuficiente, señalamientos que fueron negados por el gobernador Miguel Barbosa.