Jesús Jiménez Hernández, secretario de la Cámara Nacional de Baños y Balnearios delegación Puebla, anunció que luego de una reunión con personal de Gobernación estatal, tentativamente en 15 días podrían reabrir, lo que beneficiará a más de 400 personas directa e indirectamente, aunque en caso de que haya negativa, recurrirán a los amparos.

En entrevista con e-consulta, Jiménez Hernández señaló que tras casi dos horas de reunión con la coordinadora de Protección Civil del Estado, Ana Lucía Hill; el director de Protección Contra Riesgos Sanitarios, Emilio Jorge Pérez Martínez y la secretaria de Economía, Olivia Salomón Vivaldo, se acordó que tentativamente sea en unos 15 días la reapertura.

“ Nosotros regresaremos la siguiente semana con nuestra propuesta de trabajo y nuestro protocolo general para poder hacer la reapertura. En caso de una negativa, apelaremos y se pondrán amparos, ya que los baños cuentan con todos los protocolos. Y si nos dijera el gobernador que abrimos el lunes, no tenemos problemas porque ya contamos con todo”, aseguró.

Comentó que a pesar de encontrarse afectados económicamente por la pandemia han invertido entre 3 mil y 8 mil pesos por cada negocio para las adecuación con marcajes,  tapetes sanitizantes, gel antibacterial y capacitación del personal.

Sobre las pérdidas económicas tras el cierre de casi ocho meses, indicó que “son variables ya que son diferentes tipos de zonas y todas se manejan de diferente manera y no hay un monto específico total”.

Recordó que en la Cámara Nacional de Baños están agremiados 80 baños en Puebla, que de manera directa e indirecta dan sustento a más 400 trabajadores que se han visto afectados. 

Esta mañana, decenas de dueños y colaboradores de baños se manifestaron a las afueras de Casa Aguayo solicitando la reapertura de sus centros de trabajo, como ya se les ha permitido a los restaurantes y otros negocios no esenciales. 

En la manifestación aseguraron tener todos los protocolos sanitarios además de que  siempre han sido rigurosos con sus medidas de higiene, incluso desde antes de la crisis sanitaria y dijeron estar dispuestos laborar al 30 por ciento de su capacidad, aunque sus ingresos se vean mermado pero lo único que necesitan es regresar a trabajar.