La diputada del PRI Rocío García Olmedo reconoció que otros partidos de oposición, como Movimiento Ciudadano (MC), le han ofrecido candidaturas para las elecciones de 2021. 

Sin descartar la posibilidad de abandonar el tricolor, señaló que por ahora solo “escuchará” las ofertas y posteriormente tomará una decisión. 

“Yo he tenido diversas invitaciones en diversas épocas a participar con otros partidos políticos. En este momento yo sigo con mi partido político, ¿qué pasará mañana?, no lo sé. Ni siquiera sabemos si vamos a vivir con esto de la pandemia”, refirió en entrevista este miércoles. 

Aunque no precisó las fuerzas políticas que le han externado propuestas, a pregunta expresa admitió que MC es una de ellas. 

Esto luego de que versiones periodísticas señalaron que en su visita a Puebla el dirigente nacional del partido naranja, Dante Delgado Rannauro, se reunió con diputados de oposición para ofrecerles una postulación. 

Lo anterior bajo la premisa de que MC pretende competir en solitario en los comicios del próximo año, por lo que otros de sus posibles prospectos serían el expanista y actual legislador sin partido, Marcelo García Almaguer, así como el excandidato del PAN a la gubernatura, Enrique Cárdenas Sánchez

Supervivencia del PRI en manos de candidatos 

García Olmedo advirtió que la supervivencia del PRI en 2021 dependerá de la reputación y trayectoria que tengan sus candidatos. 

Si bien dijo que en el interior del estado el tricolor cuenta todavía con un voto duro importante, remarcó que en los municipios y distritos más importantes solo será competitivo con abanderados que destaquen por su trabajo y no por escándalos. 

A pesar de eso no vio mal que entre los aspirantes priistas se encuentren personajes cercanos al exgobernador Mario Marín Torres, pues defendió que, más allá del caso Lydia Cacho,, el exmandatario es recordado por las obras que construyó su gobierno en el interior del estado. 

Que iglesia aborde pederastia, no aborto 

En otro tema, García Olmedo demandó a la iglesia católica ocuparse de los casos de pederastia que arrastran varios sacerdotes, en lugar de pretender influenciar a la opinión pública sobre la despenalización del aborto. 

De nueva cuenta reprobó que el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa haya enviado un escrito al Congreso del estado para intentar persuadir a los diputados para que mantengan como delito la interrupción del embarazo y no legislen los matrimonios igualitarios. 

Denunció que ambas medidas —impulsadas por ella mediante iniciativas— se encuentran “congeladas” desde 2018 y descartó que se aprueben o siquiera se analicen en el año que resta a la LX Legislatura. 

La también presidenta de la Comisión de Igualdad de Género consideró que dichos temas no se abordarán porque son polémicos entre la ciudadanía. 

Como se acerca el proceso electoral, aseveró que los partidos que son mayoría en el poder Legislativo (Morena, PT y PES) difícilmente se arriesgarían a perder votos.