La Iglesia se involucró formalmente en el debate sobre el aborto y demandó no despenalizarlo en Puebla, así como no legislar los matrimonios igualitarios ni permitir la adopción a parejas del mismo sexo.

Una semana después de que mujeres se manifestaron en Puebla para exigir el derecho al aborto legal y seguro, el arzobispo del estado Víctor Sánchez Espinosa envió un escrito al Congreso local donde llama a “sustituir la cultura de la muerte y defender la vida humana desde la concepción”.

El documento entregado físicamente en la Oficialía de Partes y circulado a los legisladores por correo electrónico fue firmado por religiosos de todo el país, agrupados en la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

En ocho páginas expusieron sus fundamentos morales, religiosos e incluso científicos (con citas de libros y estudios), por los que se oponen a la despenalización del aborto, los matrimonios entre personas del mismo sexo, la adopción para parejas homosexuales y la maternidad subrogada.

“Afirmamos, acorde con la evidencia científica, que la vida humana comienza desde el momento de la concepción. Reconocemos que la persona humana no es instrumento o decisión de otro ser humano, es un fin en sí mismo y no un medio. Es un sujeto y no un objeto, por tanto, posee una dignidad propia, de la que brotan unos derechos inalienables, en especial el derecho a vivir”, sentencia el escrito.

Y agrega: “denunciamos todo intento explícito o velado, directo o sofisticado, de justificar el aborto provocado o de arrebatar la protección jurídica a los hijos antes de nacer. Debemos ser claros al respecto: la vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos como persona”.

En el Congreso local están en espera desde 2018 varias iniciativas para reformar el Código Penal del Estado y permitir la interrupción del embarazo antes de las 12 semanas de gestación, pero aún no hay fecha para su análisis y discusión.

El 8 de octubre de 2019 diputados de Morena, PAN, PT, PVEM y PES votaron en contra de la despenalización y, por iniciativa del gobernador Miguel Barbosa Huerta, solo redujeron de 5 a un año de cárcel la pena máxima por abortar.

Van contra matrimonios igualitarios

El escrito de los religiosos también reprueba los intentos por legislar los matrimonios entre personas del mismo sexo, pues advierte que esto va en contra de la familia, que es el núcleo de la sociedad.

“Nos comprometemos a anunciar sin cansancio que la persona humana se realiza en la relación entre hombre-mujer de forma complementaria y recíproca. Es en base a esta referencia antropológica profunda del varón a la mujer y de la mujer al varón que eventualmente es posible el auténtico matrimonio y su apertura a la posibilidad de una nueva vida humana”, sostiene el oficio.

Por mayoría en el Congreso el mismo 8 de octubre de 2019 se rechazó legislar los matrimonios igualitarios, por lo que está decisión fue impugnada por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Reprueban permitir adopción

El manifiesto de la CEM también condena que se permita la adopción de menores a parejas homosexuales.

“Reafirmamos que los niños en adopción merecen que la sociedad los confíe a un hogar, conformado por padre y madre, que es el ámbito natural del cual proceden”, enuncia.

También reprueba que haya mujeres que presten su matriz para concebir hijos legítimos de parejas del mismo sexo.

“La renta de vientres o maternidad subrogada constituye una explotación de la mujer, de quien se abusa con fines reproductivos”, acusa el documento.

Por todo lo anterior los religiosos urgieron a tomar una postura en contra de la agenda pro-aborto y anunciaron que emprenderán una campaña contra la no interrupción del embarazo.