Continúa la disputa entre Grupo Pachuca y Roberto Zermeño para hacerse con el Estadio del León. Este viernes dicho conflicto llegó a uno en uno de sus puntos más álgidos luego de que, durante primeras horas del día, elementos de la Procuraduría municipal ingresaran por la fuerza al inmueble. 

Aproximadamente a las 7:15 horas, cerca de 15 personas entre representantes legales del empresario y seguridad pública llegaron al Nou Camp para tomar posesión física del lugar tras años de pleito continuo.

 

“Necesitamos pasar ya, vamos a entrar a la fuerza”

Luego de un intercambio de palabras, representantes de Zermeño abrieron por la fuerza las rejas del estacionamiento principal e ingresaron para dar un recorrido al interior de las instalaciones. 

Al lugar también acudieron aficionados de “La Fiera”, quienes estacionaron sus autos a las afueras del estadio y colocaron música a todo volumen, además de tocar el claxon. Más tarde, algunos de ellos se decidieron entrar a las tribunas para ver lo que estaba ocurriendo.