Los enemigos del gobernador Miguel Barbosa Huerta impulsan al diputado federal Mario Delgado Carillo a la dirigencia nacional de Morena y manipulan a diputados locales para que lo apoyen.

Así lo denunció la secretaria General del partido y aspirante a la presidencia, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, quien este martes realizó campaña en la ciudad de Puebla sin el apoyo de los legisladores ni alcaldes que ella acompañó en las elecciones de 2018.

En rueda de prensa acusó que Delgado Carrillo y quienes “intentaron matar” a Barbosa Huerta han engañado a los legisladores morenistas para obtener su respaldo en la contienda interna.

Esto posiblemente en referencia al senador Alejandro Armenta Mier, quien el año pasado fue exhibido en audios armando un complot contra el gobernador con ayuda de la exdiputada federal panista Violeta Lagunes Viveros.

El 5 de septiembre Armenta Mier encabezó los actos de campaña de Delgado Carrillo en Puebla, donde estuvieron casi todos los diputados locales morenistas, con excepción del coordinador Gabriel Biestro Medinilla, quien ese día anunció que contrajo Coivd-19 aunque a los pocos días acudió a actos públicos del gobernador.

Enemigos de Barbosa impulsan a Delgado

Sin decir nombres, Polevnsky Gurwitz señaló que detrás del legislador federal se encuentran “enemigos” de Barbosa Huerta, que no lo apoyaron en las elecciones de 2018 ni en el conflicto derivado del supuesto fraude electoral. 

Remarcó que Delgado Carrillo fue uno de los que no estuvo en Puebla exigiendo el voto por voto ni participó en las marchas contra el fraude, donde sí estuvo ella y los legisladores locales que ahora han salido a apoyar a su rival.

Por ello descartó que el gobernador poblano apoye al diputado federal, pues a pesar de que fueron compañeros en el Senado de la República, recordó que Mario Delgado aprobó las reformas estructurales del expresidente Enrique Peña Nieto y fue el último de los senadores en pasarse a Morena.

“Hubo un fraude contra Barbosa, nosotros hicimos una marcha, yo estuve al frente en esa marcha y ahí no estuvo Mario; ahora Mario viene con los enemigos de Barbosa, con quienes quisieron matarlo... yo no creo que el gobernador lo apoye. Mario hace creer que el gobernador lo apoya y que nuestros diputados lo apoyan, pero no es así, los han engañado, los han manipulado, vamos a aclarar las cosas”, sentenció.

Ante la falta de respaldo de funcionarios o representantes populares, sostuvo a ella la apoya la militancia, los fundadores del partido y presumió “lealtades” de los primeros morenistas de todo el país.

En la rueda de prensa solo estuvo acompañada del secretario nacional de Derechos Humanos de Morena, Carlos Figueroa Ibarra, así como de Mario Bracamonte González, a quien identificó como el actual delegado del partido en funciones de dirigente estatal, aunque fue destituido desde marzo por el dirigente nacional Alfonso Ramírez Cuéllar.

Ofrece mediar conflictos 

Polevnsky Gurwitz evadió varias veces responder a los cuestionamientos sobre los conflictos entre Barbosa Huerta, los diputados locales y la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, pero ante la insistencia de la prensa, ofreció ser mediadora en el asunto.

Dijo desconocer a fondo a qué se deben las diferencias, pero aseguró que buscará reunirse con todas las partes para limar asperezas, pues atribuyó los pleitos a la falta de diálogo y comunicación entre autoridades.

Por ello se pronunció a favor de crear una secretaría de enlace municipal en el partido, para coordinar los gobiernos morenistas y que exista cooperación entre todos.

Sobre la contienda por la dirigencia nacional acusó a Delgado Carrillo de un dispendio de recursos para pagar encuestas y propaganda, además de que criticó que continúe como diputado en funciones en lugar de pedir licencia. 

Confío en que la encuesta para elegir la presidencia nacional de Morena será bien aplicada por el INE y que saldrá ganadora, porque cuenta con el reconocimiento y apoyo de la base del del partido.