En redes sociales se han llevado a cabo muchas celebraciones a los médicos, pues gracias a su labor se han salvado la vida de miles de personas ante la contingencia por covid-19.

Sin embargo, los trabajadores de limpieza también cumplen con una importante labor y, además, ponen en riesgo sus vidas al tratar con residuos peligrosos e infectados.

Tal es el caso de Érika Ramírez, quien se encarga de limpiar el Hospital Militar de la Ciudad de México.

Ramírez debe manejar residuos infectados como jeringas y gasas, además de desinfectar las áreas de trabajo.

“Somos importantes, somos un equipo, y si nosotros hacemos la limpieza bien y desinfectamos y sanitizamos las áreas, pues puede continuar todo esto a la perfección”.

Érika detalla que no teme a la enfermedad, pero admite que las jornadas son duras, pues pueden llegar a durar hasta 24 horas.

“Intriga lo desconocido, qué es lo que iba a pasar, pero miedo no, nos dieron muchas pláticas sobre esto”.

La integrante de limpieza, quien cuenta con formación militar, se ha perdido de los cumpleaños de sus hijas, todo por salvaguardar las vidas de los demás.

“El hecho de que no estemos en una reunión familiar vale la pena porque hacemos una labor importante”.