Una de las prácticas más comunes en las familias mexicanas es almacenar alimentos en envases de yogures; sin embargo, esta estrategia es perjudicial para la salud.

Según informó la Profeco, este plástico fue destinado para un solo uso, por lo que ampliar su vida para refrigerar alimentos trae consecuencias negativas para la salud.

Incluso, según estudios recientes elaborados en la Revista de la Escuela Médica de Harvard, detallan que, incluso cuando no se metan al microondas, los envases de yogur pueden permitir la entrada de bacterias y productos químicos.

Por lo anterior, lo recomendable es almacenar los alimentos en envases de vidrio en lugar de recipientes de plástico de un solo uso.

En una escala del 1 al 7, en el que uno es muy bueno para seguir empleando y siete es malo para postergar su empleo, los envases de yogur se encuentran en el número 5, lo que los hace muy poco reusables para almacenar alimentos.

De seguirse empleando, estos recipientes pueden filtrar bacterias y productos químicos a los alimentos, lo que podría reflejarse en padecimientos como diarrea, dolor muscular, anemia,  problemas del corazón e, incluso, cáncer.

Tags: tuppers, yogur, Profeco