Nacida en GuaymasSonora, en 1931, Silvia Verónica Pinal Hidalgo debutó en el cine a los 17 años de edad con un pequeño papel dentro la cinta “Bamba” alcanzando gran popularidad en 1950, cuando interpretó varios papeles en la llamada época de oro del cine mexicano.

En 1947 y con tan solo 16 años, Silvia Pinal llegó al altar por primera vez con el actor Rafael Banquelles quien era 14 años mayor que ella y con quien procreó a su primer hija, Silvia Pasquel. Recientemente Pinal ha declarado que su decisión de casarse tan joven se debió más a escapar del yugo familiar que al enamoramiento.

En el año 1949, Doña Silvia tuvo la fortuna de compartir crédito en la pantalla grande con Cantinflas y Tin Tan. Tres años después y gracias a su co-actuación en la cinta Un Rincón cerca del Cielo donde trabajó con Pedro InfanteMarga López y Andres Soler , la joven actriz recibiría su primer premio Ariel.

En 1956 Diego Rivera la inmortalizó en un cuadro y aunque estaba inquieta por cuanto le costaría la obra del famoso muralistaRivera le aseguro que no le alcanzaría el dinero para comprar su pintura y optó por obsequiárselo.

Para el año 1961, su segundo esposo, el productor Gustavo Alatriste, le dio la oportunidad de ser dirigida por Luis Buñuel en la película Viridiana, cinta que causó revuelo al ser realizada en España en medio del régimen franquista y convertirse en uno de los filmes más controvertidos en el Festival de Cannes.

En los años 70,  Pinal contrajo nupcias con el cantante y actor Enrique Guzmán, quien era 12 años menor que ella, y con quien procreó a sus hijos Enrique y Alejandra Guzmán, mientras  se enfocaba profesionalmente en el teatro de comedia musical y  la televisión.

En 1982 contrajo nupcias por cuarta ocasión, ahora con Tulio Hernández, el recién divorciado Gobernador de Tlaxcala, razón por la que se muda con sus hijos más jóvenes a dicha ciudad, sin imaginar que el 25 de octubre de ese mismo año recibiría uno de los golpes más duros de su vida, al enterarse que su hija Viridiana, con tan solo 19 años de edad, había fallecido en un accidente automovilístico.

Tras esta tragedia, en 1985 inició uno de los proyectos que marcaron su carrera, al presentar en televisión “Mujer, Casos de la Vida Real”, programa de drama que duró más de dos décadas al aire, debido a su éxito en MéxicoLatinoamérica y Estados Unidos. En el terreno de la política, además de haber sido directora del DIF de Tlaxcala mientras estuvo casada con Hernández, fue Diputada y más tarde Senadora y Asambleísta por el Partido Revolucionario Institucional, y fungió por un tiempo como Secretaria General de la Asociación Nacional de Intérpretes.

En el 2000 se vio envuelta en un problema de índole económico debido a que aparentemente durante años, no pagó los impuestos por la transmisión de su programa, lo que originó que saliera de México en carácter de exiliada y viviera en Estados Unidos. Al solucionar este problema legal, Doña Silvia continúo con varios proyectos dentro del cine, teatro y la televisión en el mundo de las telenovelas.

Durante 2018 y 2019 la controversia volvió a rodear a la madre de Alejandra Guzmán, pues luego de anunciarse la realización de su bioserie, el cantante Enrique Guzmán no dudó en arremeter contra la actriz y manifestar que este proyecto no contará toda la verdad de la madre de dos de sus hijos y se negó a otorgar los derechos para usar su nombre, mientras Alejandra Guzmán y Sylvia Pasquel aseguraron que su madre fue agredida físicamente por el cantante, finalmente el proyecto se concretó y fue Silvia Pinal fue interpretada exitosamente por Itatí Cantoral.

A punto de cumplir 89 años de edad y tras ser intervenida en la cadera por una caída en su casa, la "La última gran Diva" como la han llamado, está por celebrar casi nueve décadas de vida, orgullosa de su exitosa carrera y como la cabeza de su talentosa, pero muy controversial familia.