La panista Laura Rojas continuará hoy al frente de la Cámara de Diputados para abrir el periodo de sesiones del Congreso General y recibir el segundo informe de Gobierno de AMLO.

Así será luego de que una planilla que encabezaba la priista Dulce María Sauri no obtuviera los votos necesarios para ocupar la presidencia.

Será el sábado 5 de septiembre cuando se repita la votación de la Mesa Directiva, fecha límite en la Ley Orgánica para lograr un consenso.

Una mayoría de legisladores de Morena, junto con un puñado del PT, desairaron el llamado de Andrés Manuel López Obrador para permitir que el PRI tuviera la presidencia de la Cámara de Diputados. “Hay que respetar la legalidad y no hacer lo mismo de antes, nada de maniobras por cargos… se tiene que respetar la ley, el reglamento”, dijo el Presidente al argumentar que legalmente correspondía al tricolor encabezar San Lázaro, destaca una nota del diario Reforma.

Pero al votarse ayer en el pleno de la Cámara de Diputados una planilla que encabezaba la priista Dulce María Sauri, 72 morenistas se opusieron y 63 se abstuvieron, incluido el coordinador parlamentario Mario Delgado.

Con esos 135 votos más 40 en contra del PT, la planilla de Sauri no obtuvo mayoría calificada para ser electa.  Además 23 morenistas no se presentaron a sufragar.

Con 454 diputados presentes se requerían 303 votos para esa mayoría calificada pero sólo lograron 278 con votos del PRI, PVEM, PAN, PES y apenas 93 de morenistas.

Gerardo Fernández Noroña, del PT, y quien pretende ser electo como líder de los diputados, dijo en una airada intervención previa a la votación que él era “el presidente de la Cámara en el corazón del pueblo de México y con eso me basta… estoy en su presencia, en sus pensamientos y en sus oraciones”.

Noroña, quien impulsó el “fichaje” de Mauricio Toledo y Héctor Serrano para las filas del PT y tratar de ser la tercera fuerza parlamentaria, criticó que 4 diputados perredistas pasaran al PRI para superar a los petistas.