Para enfrentar cargos por los delitos de peculado, lavado de dinero y defraudación fiscal, Gerardo Sosa Castelán, director del Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), fue detenido ayer.

Las tres denuncias por las que ayer Sosa fue detenido las presentó desde 2019 la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), que encontró movimientos financieros presuntamente ilícitos por más de 151 millones de dólares, según una nota del diario Reforma.

Sosa mantiene un control político en la UAEH desde 1986 y, además de ser aspirante a gobernador, en 2018 fue señalado por militantes de Morena de intentar “comprar” con 50 millones de pesos candidaturas a diputaciones locales y federales para sus allegados.

En febrero de 2019, el organismo hacendario ya había bloqueado 224 cuentas bancarias de la UAEH por operaciones financieras sospechosas, aunque dos meses después le desbloqueó 64. Ayer, la UIF anunció que solicitará a la FGR que le otorguen el carácter de víctima para coadyuvar en los procesos penales de todos los delitos imputados al hidalguense.