Dos agentes ministeriales muertos son los que ha dejado hasta el momento la emboscada registrada en los primeros minutos del pasado viernes en el municipio de Chignahuapan, además de otros dos continúan delicados de salud pero estables.

Así lo confirmó la Fiscalía General del Estado, mientras continúan las investigaciones en contra de los responsables, de quienes solo se sabe pertenecen a uno de los dos grupos delictivos que se disputan el control de la región.

Sobre los fallecidos se sabe que uno es el comandante o jefe de grupo de la región Chignahuapan, quien murió al momento de la refriega en la junta auxiliar de Acoculo, en el municipio de Chignahuapan, en tanto que el segundo agente murió ese mismo día pero horas después, en un hospital de la ciudad de Puebla.

Según información oficial, además de las dos víctimas fatales se encuentran otros dos agentes hospitalizados y dictaminados como graves, aunque hasta el momento se encuentran estables, mientras que otros tres que también salieron heridos ya están fuera de peligro.

Sobre estos hechos hasta el momento no se han reportado personas detenidas, además de que el gobernador Miguel Barbosa Huerta señaló que el grupo delincuencial responsable ya está identificado y aunque evitó revelar su identidad, explicó que se trata de un grupo cuyo líder va de Puebla a la Ciudad de México.

Hay que destacar que hasta el momento no se han hecho públicas las identidades de los policías que murieron o resultaron heridos en este ataque cuando se disponían a cumplir órdenes de aprehensión, a fin de que sus familias no sean vulneradas en su seguridad dada la peligrosidad de estas bandas.