Son nada menos que la voz de la experiencia dentro de los núcleos familiares debido a los años que llevan de ventaja sobre los demás miembros, así como por los conocimientos que han logrado reunir en toda una vida.

Los abuelos, de hecho, son los encargados de iniciar con un “linaje” con el que habrán de dejar huella en el mundo. Es por ello que tienen su propia celebración denominada como Día del Abuelo, festejo del que seguramente te preguntarás su origen.

Situándonos en el contexto que nos compete, debes saber primero que nada que aunque en muchas parte de américa latina el Día del Abuelo se celebra el 26 de junio, México no sigue esta línea, ya que la celebración instaurada desde 1983 se festeja el 28 de agosto.

 

Festejo asociado a la religión

La celebración se encuentra estrechamente relacionada con el catolicismo y la iglesia, pues se realiza el mismo día en que se conmemora a los abuelos de Jesús, padres de María, que son San Joaquín y Santa Ana.

Esta fecha busca brindar a las y los adultos mayores el lugar que merecen como la semilla de la familia que ahora los celebra, así como reconocer su experiencia.

 

¿Cómo llegó a México?

En nuestro país, la creación de este festejo se atribuye a Édgar Gaytán Monzón, locutor de Chihuahua que conducía un programa de radio dirigido a adultos mayores, en el que se recordaban tanto música de tríos como de boleros.

Los relatos cuentan que algunos de sus radioescuchas, quienes eran abuelos jóvenes, sentían cierta incomodidad cuando se les felicitaba en el Día del Adulto Mayor, por lo que se decidió instaurar el Día del Abuelo con el fin de evitar estos conflictos.

Claro está, existen distintas versiones sobre el origen de este día, pues otras historias señalan que el festejo fue instituido en el gobierno de Abelardo Díaz Rodríguez, entre 1932-1934, y posteriormente ratificado en el gobierno de Lázaro Cárdenas.

Origen preciso o no, no te olvides de felicitarlos, si es que aún tienes la fortuna de contar con ellos.

Foto: Twitter / @AFEperu