Los habitantes de Colinas de la Normal, Jardínes Alcalde y Miraflores, ubicadas al norte de Guadalajara, se dieron a la tarea realizar análisis clínicos al agua que llega a sus viviendas con el fin de saber qué contiene, ya que –según denuncian- en ocasiones ha llegado en una tonalidad café.

La institución encargada de esta labor fue el laboratorio de ensayo EMA, debidamente acreditado (A-1035-094/18) y que emitió el informe AM39012020 el pasado 18 de agosto.

Los vecinos denunciaron que llevan meses en que reciben el servicio con una tonalidad oscura, a la que han denominado “agua de tamarindo o el café”. Ante la duda sobre si el agua está acompañada de sedimentos o no, enviaron varias muestras de la misma a un laboratorio.

Una vez que obtuvieron los resultados, confirmaron que el agua que reciben como “potable” presenta desechos fecales, con turbiedad y olores desagradables.

Entre otros resultados, el pasado 8 de agosto arrojó que en cada 100 mililitros se hallaron entre 1.1 y 2.6 unidades por partícula de coliformes fecales (NOM-210-SSA1-2014). Las muestras se tomaron de las llaves de las cocheras de las casas y en un comparativo con agua potable (con la referencia de la NOM 127-SSA1-1994) se detectó que este tipo de coliformes rara vez se encuentran.

Otros de los elementos fuera de norma fueron 20 unidades de platino-cobalto, turbiedad 5 UTN, olor agradable fuera de límites (desagradable). Al enterarse del resultado, vecinos el grupo de vecinos expresó al medio EL OCCIDENTAL su preocupación sobre la presencia de desechos fecales y la turbiedad del agua.

 

Ya hay afectaciones medianamente graves

La preocupación por parte de esta comunidad surgió luego de que asociaran los resultados del análisis con algunos síntomas que han presentado, tales como enfermedades estomacales e irritación de ojos y piel. Además, exigen el saneamiento de este problema debido a que es con es con la que se lavan las manos, enjuagan sus utensilios de comida y se bañan.

Foto: Captura de pantalla de Twitter