En Perú, una fiesta clandestina terminó de manera trágica luego de que fueran ubicados por las fuerzas policiales, quienes arribaron al sitio de congregación para realizar un operativo.

La llegada de los elementos, quienes intentaron disuadir la fiesta celebrada en una discoteca clandestina, desató una avalancha humana al interior del local, lo que dejó un saldo de al menos 13 personas muertas por asfixia y otras 6 lesionadas.

El hecho ocurrió el pasado sábado en el sector de Los Olivos, ciudad de Lima, apenas unos minutos antes de que diera comienzo el toque de queda dominical, decretado en este país sudamericano ante el estado de emergencia por la pandemia de coronavirus.

 

Presencia policial desató el caos

Tras la llegada al lugar de la Policía Nacional del Perú (PNP), los asistentes intentaron escapar por la única puerta de ingreso que existía, lo que provocó que las personas se atropellaran entre sí o quedaran atrapadas entre la puerta y una escalera de local, donde alrededor de 120 personas se encontraban consumiendo bebidas alcohólicas.

Cabe señalar que fe a través de redes sociales que se convocó a esta reunión, lo que también viola la prohibición de reuniones grupales en Perú ante la emergencia sanitaria.

Los fallecimientos se produjeron justo en la estampida humana que se generó ante la presencia de la policía. De las trece personas fallecidas once son varones, mientras que los dos restantes son mujeres. Otros tres civiles resultaron heridos, así como tres policías que intentaron liberar y auxiliar a las personas atrapadas.

El Ministerio del Interior aclaró por medio de comunicado que la Policía no utilizó en ningún momento armas o gases lacrimógenos para desalojar el local, como afirmaron vecinos de la zona a medios locales.

Foto: Twitter / @Panorama_sv