A un año de haber asumido la gubernatura de PueblaLuis Miguel Barbosa Huerta consideró que no ha fallado y sostuvo que mantiene un gobierno equilibrado, austero y alejado de la frivolidad de los gobiernos panistas.

Será la próxima semana cuando el mandatario emita un mensaje con motivo de sus primeros 12 meses al frente del gobierno poblano, que se transmitirá a través de plataformas digitales ante la imposibilidad de realizar eventos masivos por la pandemia.

“Vamos a continuar. Yo no he fallado; he ejercido un gobierno austero, un gobierno equilibrado; mantengo la identidad. Hice a un lado la frivolidad en el ejercicio del poder, la fatuidad, todo eso que había; todo lo que había en Puebla lo separé de mi forma de vida, de lo que me rodea. No soy como aquellos que ejercieron el poder público en nuestro estado (…)”.

Así lo expresó el gobernador en su conferencia de prensa de este viernes, en la que fue cuestionado sobre su valoración acerca de su primer año de gobierno.

Barbosa indicó que ha dado todo lo que está de su parte en su encargo como gobernador de Puebla, y que ha protagonizado un trabajo honesto, de buena fe y cercano a la gente.

“He dado todo lo que está de mi parte. Todos los días tengo acuerdos con las gentes de mi gobierno; he dado todo”, refirió.

Barbosa se dijo preocupado por la situación del estado, ante la pandemia que se vive, pero aseguró que hace todo lo que está a su alcance para sacar adelante la entidad.

El gobernador hizo énfasis en la reforma política que impulsa en el Congreso local así como la política de seguridad pública pues aseguró que se ha logrado reducir la incidencia delictiva en el estado.

Durante su primer año de gobierno, el morenista Luis Miguel Barbosa Huerta realizó un cambio en su gabinete cada 36 días, pues sumó un total de 10 movimientos.

Los dos últimos cambios fueron realizados en menos de un mes y ocurrieron  en las carteras de Turismo y Cultura.

Por otra parte, Felipe Patjane, Eukid Castañón y Oscar Chapa son los principales personajes que enfrentan procesos penales durante el primer año del gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta.

La administración barbosista también busca al exgobernador Mario Marín y a su excolaborador Adolfo Karam, para que enfrenten órdenes de aprehensión que tienen pendiente en su contra.