Una reunión familiar terminó en verdadera tragedia luego de que, tras meses de no verse, decidieran reunirse para un asado en Texas, Estados Unidos. Lo que no esperaban era que tras la reunión hubiera infectados y hasta un muerto a causa del Covid-19.

De acuerdo con NBC News, Tony Green habría convencido a la familia de su pareja sobre reencontrarse debido a que no habían podido hacerlo desde inicios de la pandemia. Además de romper la cuarentena y exponerse de tal manera, ninguno de los presentes tuvo las medidas sanitarias necesarias ni usó cubrebocas en la reunión.

Tan solo un día después, el propio Green comenzó con los síntomas, aunque el resultado final fue de 14 miembros que se contagiaron de Covid-19, mientras que uno de ellos lamentablemente falleció.

 

Una visita mortal

El pasado 15 de junio, su suegro Rafael Ceja viajó desde Dallas a Austin para visitar a una de sus hijas, además de asistir al nacimiento de su primer nieto. Esa misma noche, el hombre enfermó y tanto su esposa como su hija, que compartieron tiempo con él, resultaron positivo a coronavirus, al igual que los padres del recién nacido.

Para el 24 de junio, Tony fue hospitalizado junto con su suegro Rafael, quien desarrolló neumonía además de que su sistema nervioso central resultó afectado y estuvo a punto de sufrir un derrame cerebral. Posteriormente, la madre de Ceja, de 68 años, también fue hospitalizada de 68 años; días después perdió la vida por una neumonía.

Dos hermanas más de Rafael, uno de sus sobrinos y un cuñado fueron los siguientes, por lo que la cifra llegó a 14 contagiados y 12 recuperados, mientras que el propio Rafael Ceja permanece con soporte vital desde hace más de una semana.

"No puedo evitar sentirme responsable de convencer a nuestras familias de que era seguro organizar una reunión", comentó Tony Green al respecto.

Foto: Twitter / ViudaNegra