Aunque el gobernador Miguel Barbosa Huerta aceptó que no invitó a las cámaras empresariales a la reunión con 75 directivos o dueños de compañías por mantener una posición de rivalización con él, los dirigentes consideraron que no se dejarán dividir por posiciones políticas, validaron la participación de todos los sectores y que ya se haya fijado una fecha para la reapertura comercial. 

El pasado lunes el mandatario estatal participó en una video conferencia en la que planteó que sería el 7 de agosto cuando puedan reabrir los comercios en Puebla, al menos al 30 por ciento de su capacidad, si es que los contagios de coronavirus se mantienen estables o descienden en la entidad.

En entrevista telefónica con este medio, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial

(CCE), Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, consideró que es una buena señal que haya una fecha tentativa para reanudar la actividad económica y consideró importante que el gobierno escuche a todos los empresarios, no nada más a los afiliados al organismo que encabeza.

“Ahorita vemos una buena señal y vemos una luz en el camino. Hay muchos empresarios muy propositivos en Puebla, le aplaudimos mucho que escuchara a otros empresarios (...) no hay una postura de rivalidad, al contrario. Aprecio mucho que el gobernador se haya reunido con ellos y que escuche otras voces, no solo las nuestras ya que todos estamos en el mismo canal”, comentó.

Por su parte el presidente del Centro Empresarial de Puebla (CEP-Coparmex), Fernando Treviño Núñez, señaló que llevan casi cinco meses trabajando para que se reactive la economía de forma segura, paulatina y con todos los cuidados, pero prefirió no “ilusionarse” pues recordó que el 7 de agosto no es una fecha oficial, ya que desde hace dos meses se ha dicho que "en 15 días hay posibilidad de apertura" y hasta el momento siguen esperando.

“Todavía no hay una fecha, más bien lo que dijo el gobernador es que si las condiciones se dan podríamos estar pensando y todavía no se ha puesto una fecha y así nos han dicho desde hace dos meses, cada 15 días, que hay posibilidades de abrir pero no se ha llegado a nada”, señaló Treviño Núñez.

Asimismo sostuvo que los dirigentes de las cámaras "no somos rivales" del gobernador, simplemente lo que hacen es manifestar lo que sus asociados padecen y sienten por los problemas económicos o de salud en los que están inmersos.

Al respecto la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez, indicó que aunque no fueron convocados a la reunión virtual del lunes, lo importante es la reactivación económica, “es algo que a todos nos beneficia, con los diálogos y las negociaciones que tenga que dar el gobernador y con quien sea lo importante es ya reactivar”.

Finalmente el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Marco Antonio Prósperi Calderón, indicó que aunque oficialmente no fue invitado, no fue una reunión diferente pues ya en su momento le explicaron cómo está la situación de contagios y muertes de Covid, “es lo mismo que le ha dicho al CCE, no hubo nada nuevo”.

Dice Barbosa que no los invitó por postura de rivalidad

Este martes el mandatario admitió en su conferencia de prensa que no invitó a las cámaras empresariales por asumir una posición contraria al gobierno estatal"porque ellos asumieron una posición de rivalización conmigo y se acabó, sólo por eso”.

En dicha reunión estuvieron presentes 75 empresarios como los presidentes de Grupo Volkswagen y Audi de México; Carlos Peralta Quintero de Grupo IUSA; Ulrich Martin de Allgaier y Enrique Alba de Iberdrola; Elías Cababie de Grupo Gicsa-Explanada; Salvador Daniel de Grupo Danhos; Marcos Salame de Grupo BR; Simón Galante de Fibra Hotel; Manuel Espinosa Maurer de Espintex; Nelson Vargas de Acuática; Antar Mendoza de BASF Industria Química; Enrique Alba de Iberdrola; así como Gustavo Romero de Avícola El Calvario.