El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta reiteró que no teme figurar en los videos que supuestamente el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya difundiría sobre presuntas negociaciones con políticos para lograr la aprobación de la Reforma Energética.

En su conferencia de prensa de este jueves, el mandatario retiró que “está limpio” de las versiones circuladas en medios de comunicación, acerca de que él estaría involucrado en supuestos sobornos.

“Yo nunca me reuní con el señor Lozoya, ni en sus oficinas de Pemex, ni en mi oficina, por lo cual tenga yo el temor de aparecer grabado en un video. Yo nunca instruía a nadie para hablar en mi nombre, sea a través de un asesor, como se dijo en esa imputación indirecta, indirecta y muy débil, así es que estoy tranquilo (…)”, comentó al ser interrogado sobre el tema, en su conferencia de prensa de este jueves.

El periodista Raymundo Riva Palacio publicó en su columna Estrictamente Personal que como parte de la estrategia de Lozoya para negociar su libertad y la de su familia, revelaría acuerdos con cuatro ex secretarios de Hacienda, dos ex senadores cercanos al ex presidente Felipe Calderón y un gobernador de Morena, antes senador del PRD.

En su conferencia de prensa de este jueves, el gobernador reiteró que nunca envió a alguno de sus colaboradores a encontrarse con Lozoya, a fin de recibir dinero a cambio de su respaldo a la Reforma Energética, como se difundió, por lo que insistió en que está tranquilo respecto al tema.

Riva Palacio publicó: “Los nombres de otros senadores brincarán en esta variante política del proceso judicial contra Lozoya. Uno es el del priista David Penchyna, quien hizo gran parte del trabajo de negociación con la oposición para lograr su apoyo en esa reforma, y el otro es Miguel Barbosa, quien en ese momento estaba en el PRD. A Barbosa, de acuerdo con el plan, lo involucrarán para luego purificarlo. La estrategia establece que Lozoya hablará de su conversación con el actual gobernador de Puebla en Londres, durante una visita de Estado en junio de 2015, donde le dice que su hermano fue adscrito a un área central de Pemex, como había solicitado, y le menciona que ya le envió dinero. Lo que se pretende es que Barbosa agradezca el trato a su hermano, pero niegue lo segundo, con lo que quedaría libre de sospecha de corrupción—no de influyentismo”.